¡Reducida a 420,000 €! 450,000 € · Ref: ES010919

Superficie útil: 128 m2

Superficie parcela: 133 m2

Superficie de terraza: 45 m2

Dormitorios: 4

Baños: 2
Chimeneas: 2 (salón y cocina)
Calefacción: eléctrica y AACC

Año de construcción: 1920 (reformada completamente)

Certificado de consumo y emisión energética: E

Te deslizas paseando por una de las calles bonitas del centro de Esporles, viviendo las fachadas de las casitas típicas de pueblo y con el ambiente de una calle rústica y llegas a la entrada de esta maravilla. Cuando se abre la puerta, te trasladas a otra dimensión, porque el ambiente, la luz, la calma absoluta, en definitiva, las sensaciones que transmite este hogar son muy especiales.

La casa data del año 1920, con las características rústicas de este tipo de casas, pero ha sido completamente reformada con un gusto exquisito y preservando las cualidades y decoraciones de los materiales nobles, piedras, vigas, maderas, baldosas hidráulicas, chimenea de forja, conforman un conjunto decorativo con rincones y detalles en toda la vivienda que le aportan una calidez extraordinaria.

Además de ello, la casa cuenta con absolutamente todas las comodidades y reformas para que la calidad de vida sea una prioridad, detalles que además van incluso al tipo de bombillas de bajo consumo y con parámetros de silencio al estar encendidas o nuevas máquinas de aire acondicionado con bombas de frío y calor, así como mucho espacio de almacenamiento en toda la vivienda. Los espacios son amplios y cómodos y es muy acogedora. La cocina, por ejemplo, ha sido diseñada a medida por una empresa con sede en Mallorca con encimera de Silestone, de edición limitada. No es una cocina de Ikea, sino algo mucho más exclusivo.

En la planta inferior, además de las zonas comunes de salón, comedor y cocina, cuenta con una habitación para invitados y un baño completo. Desde la cocina se accede a la terraza/jardín exterior distribuida en diferentes niveles, bucólica y romántica, forrada de piedra y con espacios de almacenaje perfectamente mimetizados con el entorno. Tiene un pozo compartido con el vecino de al lado. También tiene una zona de «chill out» y un altillo con una mesa para cenas en las noches de verano, bajo las estrellas.

Arriba, dos dormitorios de tamaño habitual y una suite preciosa y escandalosamente amplia, con baño completo integrado y con una salita de estar que se sitúa mirando al jardín. La casa tiene armarios empotrados repartidos por todas las estancias, y en la suite principal además hay un trastero profundo con mucha capacidad.

Esta casa tiene una energía muy especial, con un equilibrio perfecto entre comodidad y modernidad, y respeto a las características antiguas, que son precisamente lo que otorga personalidad a una casa de pueblo. Es preciosa, y no necesita ningún trabajo o reforma porque está perfectamente adecuada. Es muy soleada y brillante, luminosa, lo que no es nada común en las casas del centro del pueblo, que suelen ser muy oscuras.

A %d blogueros les gusta esto: