Alianzas y conjuntos de servicios

Alianzas y conjuntos de servicios

Siempre os hemos ido contando que Esporlascasas no es una inmobiliaria, sino un #coworking de servicios del que somos solucionadores (#PersonalHouser) , para hacer vuestra vida más fácil. Para ello, establecemos alianzas con profesionales de todos los ámbitos y hacemos acopio también de compañeros de nuestra cartera de contactos de nuestra otra empresa, Rebuzzna Comunicación, agencia de marketing y comunicación desde hace más de 10 años, con la que hemos conformado una buena cartera de compañeros de viaje de todos los sectores.

Con todo ello, podemos ofrecer servicios muy variados, os ponemos varios ejemplos.

Si eres propietario de una casa que, por ejemplo, has heredado, y necesita modernizar, vaciar de trastos, muebles y enseres, pintar, limpiar, presentar en sociedad y encontrar inquilinos de confianza para activarla y que sea rentable, este es nuestro proceso:

Nos encargamos de todo, ¡hasta de la fiesta de inauguración!. Nuestros años de trayectoria y experiencia en empresa de servicios nos hace ver una cosa muy clara, y más hoy en día con lo acelerados que vamos todos, y es que si un cliente encuentra un buen solucionador quiere exactamente eso, que se encargue de todo, y a nosotros acompañarte en el proceso e intermediar para que todo salga bien y cada uno haga su trabajo nos encanta, por eso, queremos ser tu #PersonalHouser de confianza.

Habilitar una casa cerrada o anticuada puede suponer una odisea; pensar en coordinar proveedores y profesionales, en vigilar que todo salga bien, que no se disparen los presupuestos, pensar en dónde tirar todos los trastos y muebles viejos, poner bonita y habilitar esa propiedad, asegurarla, y luego encontrar clientes adecuados, es toda una hazaña, pero nosotros lo hacemos por ti, porque conformamos una amplia red de aliados y compañeros de viaje, cada uno profesional en su campo.

¿Hablamos? No tengas tu casa cerrada, no es rentable y además, se deteriora y luego es mucho más complicado adecuarla, y tomemos consciencia social: hay muchas familias buscando hogar, ¡alquilarla bien es beneficioso para todos!

Historias de la Tramuntana: Pollensa

Historias de la Tramuntana: Pollensa

Pollensa también conocida en mallorquín como Pollença, es un pueblo de unos 16.300 habitantes aprox., ubicado en la parte más septentrional de la Sierra de Tramuntana y con la isla de Menorca situada enfrente.

Lo forman estrechas calles que bordean la plaza principal, que está llena de cafés, bares y restaurantes como “Spira”, La Botigueta” o “PizzeriaObris”, donde se pueden degustar aperitivos o ligeros menús, aunque gracias a una serie de decretos referentes a la construcción que no permiten edificar viviendas de gran altura, toda la zona está compuesta por casas pintorescas y relativamente bajas.

Con referencia a las edificaciones destacaríamos dos zonas definidas, la de “Boquer” que es un espacio tranquilo mayormente con áticos y viviendas de estilo moderno, o la urbanización “Bellresguard”, que se diferencia de la anterior, por tener casas residenciales lujosas y en su mayoría rodeadas por extensos jardines.

Hay tres colegios en el municipio, entre los cuales se encuentra el “Colegio de Montesión” que está situado dentro de una iglesia Jesuita, mientras que en otra parte del mismo recinto se halla ubicado el ayuntamiento. En el puerto hay dos institutos públicos, donde su alumnado es en su mayoría multinacional. Hace unos años se tuvo la iniciativa de edificar un centro británico en la zona debido a un gran número de residentes anglosajones afincados en la zona, pero al final por una diversidad de problemas que surgieron, no pudo llevarse a término y se tuvo que abortar el proyecto, aunque de todas formas para todos los interesados en el aprendizaje del idioma, pueden desplazarse hasta la escuela “The Academy” emplazada en Marratxí y para lo cual existe una buena conexión de autocares escolares.

Esta región cuenta también con una gran variedad de flora autóctona y con especies tan singulares como el encinar, el lentico, el acebuche, el palmito (especie representativa de palmera europea) y también con una planta permanente “Naufraga baleárica”, que se encuentra cercana a una cala. En cuanto a la fauna, destacaríamos varias especies como el águila pescadora, el buitre negro (conocido en la isla como “voltor”) y el halcón. La región es ideal para los ornitólogos y amantes de las aves en general, ya que en la zona se halla el “Centro de Turismo Ornitológico La Gola”.

En este terreno se encuentran desde hace unos 3.000 años y antes de la llegada de los romanos, varios restos antiguos (Talaiots), que eran unas antiguas torres de vigía de forma circular y en algunos casos cuadradas, fabricadas a base de piedras y que aún hoyen día siguen despertando el interés de los arqueólogos sobre su significado.

Culturalmente la región ofrece muchas posibilidades y una gran cantidad de sitios por descubrir. En nuestro recorrido empezaremos por visitar lugares como: El Convento de Santo Domingo que data del siglo XVII, es un diseño a base de piedra arenosa y antiguamente fue morada de varias instituciones, como los Monjes Dominicos, una escuela o el cuartel de la guardia civil. Actualmente se haya instalado el museo de Pollensa, que tiene entrada gratuita. En este lugar en primavera se ubica la “Fire Del Vi” y también alberga diversas exposiciones, proyecciones cinematográficas, asó como conciertos al aire libre en verano, como parte del programa “Festival de Música de Pollensa”, con diferentes representaciones en las que han intervenido aristas de talla mundial, como la soprano “Monserrat Caballé”, que desafortunadamente nos ha dejado recientemente o “José Carreras”, transformando la ciudad con estos recitales, como una de las capitales culturales de la isla.

Los Jardines de Joan March”, situados en el centro del pueblo, son unos preciosos jardines con una torre gótica medieval, anteriormente propiedad de una acomodada familia, gran variedad de plantas y una figura del propio Joan March considerado por todos, como el salvador del pueblo en la lucha contra los árabes.

“El Puente Romano”, aunque no se tienen datos de la fecha de su construcción, es una de las obras más representativas de Pollensa, cruza el Torrente de Sant Jordi y enlaza el pueblo con l’Horta y Termelles y fue construido para el abastecimiento de Agua.

Monasterio Sant Jordi”, es una ermita construida en el siglo VXI, que actualmente aún se puede visitar y donde primeramente se establecieron los Jesuitas a su llegada al pueblo para desempeñar sus labores eclesiásticas, hasta que luego debido a las continuas polémicas que tenían con la congregación de los frailes dominicos (llegados antes a la isla), se vieron obligados a irse y buscar otro lugar donde instalarse, que encontraron en las faldas del monte Calvario, donde construyeron un convento con una iglesia de estilo barroco “San Ignacio” más conocido como edificio “Montisión”, edificación que incluía en una de sus partes una iglesia, un convento y más tarde un ayuntamiento, un juzgado y al cabo de un tiempo, una escuela pública. Más tarde tuvieron nuevamente que marcharse del lugar, al ser expulsados en 1.767 por Carlos III, pasando la propiedad a pertenecer al ayuntamiento. Como consecuencia de este traslado, se perdieron gran cantidad de obras de arte. Para visitar Montisión, se puede acceder en vehículo o los más deportistas podrán llegar a pie, después de una subida compuesta por 365 escalones. El trayecto tiene el nombre de “Vía Crucis” y en su cumbre “El Calvari”, hay una iglesia del siglo XVIII, donde se encuentra una estatua del siglo XIV “De La Mare De Deu”, encontrada en la Cala Sant Vicenç por unos pescadores. Cada año durante la Pascua se celebra un evento religioso, que reúne gran cantidad de gente y se llama “Devallament”, en el que varios actores locales portando velas, recrean el sufrimiento de Cristo en la cruz y transportan un gran crucifijo hasta la plaza. Aunque el ascenso a la montaña puede resultar un tanto cansado, vale la pena realizar el esfuerzo y recorrer este camino rodeado de cipreses, porque al llegar a la cima se pueden contemplar unas vistas espectaculares. Junto a la iglesia se encuentra un pequeño café regentado por una pareja sueco-española, donde uno puede refrescarse. El nombre de Montisión está íntimamente ligado a tres conocidos personajes de Pollença, como el músico Miquel Capllonch, que compuso varias obras para la coral de esta iglesia, consiguiendo de esta forma, que la música clásica llegara hasta el pueblo. Otro fue Mateu Rotger (considerado el primer historiador del pueblo), que comenzó las labores de restauración del edificio, ayudado por el poeta Miquel Costa i Llobera, sacerdote de la congregación y que pertenecía a una de las familias más notables, así como acaudaladas de la ciudad, el cual además de su contribución económica, también coopero a la causa, con varias pinturas realizadas por él mismo.

Casa Museo Dionis Bennásar”, donde se exponen obras del mismo Dionís Bennásar, nacido en el mismo pueblo y que muy orgulloso de su tierra, dejo pinturas con bellos paisajes de la isla.

Tampoco puede dejarse sin visitar el museo “Sa Bassa Blanca” que pertenece a la Fundación “Yannick y Ben Jacober” rodeado por un hermoso jardín de rosas, un parque de esculturas y una curiosa galería con retratos de niños.

También resulta interesante visitar el típico mercado municipal que cada domingo se coloca en la plaza principal y donde se pueden conseguir toda clase de productos locales o simplemente puede resultar un lugar ideal de encuentro, para vecinos y visitantes de la isla. En las pequeñas calles de todo su alrededor, se encuentran tenderetes que dan una nota de color al entorno y proporcionan todo tipo de productos como víveres, ropa, orfebrería marroquinería o variados detalles artesanales.

Cada año se celebra la semana del carnaval, con desfiles de carrozas y disfraces llamadas “Rúes” y en el mes de julio se festejan las fiestas “De la Virgen Del Carmen” (patrona de todos los marineros y pescadores) que duran unos ocho días y finalizan en la playa “La Gola” con una exhibición de fuegos artificiales. Durante la semana de carnaval tienen lugar desfiles de carrozas (conocidas como Rúes o Ruetes) y también fiestas de disfraces.

Como ya hemos comentado que ocurre a menudo en la isla, este municipio también dispone a una distancia aproximada de hora y media, de un bonito puerto marítimo de aguas transparentes, con una larga avenida “Paseo De Los Pinos”, excelentes playas como “Cala San Vicente”,” que es la más importante y se halla al pie del “Cavall Bernat”. También cuenta con abundantes hoteles, casas, apartamentos vacacionales y hasta cuevas paleolíticas. Luego si seguimos nuestro trayecto, a unas cuatro horas y media aprox., llegaremos a “El Monasterio De Lluc” muy conocido y apreciado por todos los mallorquines, donde muchos isleños a lo largo de sus vidas han pasado algunos días hospedados en alguna de sus celdas.

No pueden perderse las espectaculares vistas y sobre todo los atardeceres y acantilados que pueden observarse desde “Cap de Formentor” (antigua torre de vigilancia), desde donde se puede ver en días despejados, la vecina isla de Menorca. Aunque para llegar es necesario recorrer un trayecto un tanto complicado, lleno de curvas y que fue obra del ingeniero de origen italiano “Antonio Parietti”.

 

 

“Puig de Pollensa”, pequeña montaña de unos 300 metros aprox. que ofrece unas vistas espectaculares de toda la Sierra y de otros pueblos cercanos. Este lugar también tiene una historia, ya que cuando la zona estuvo azotada por una gran epidemia de peste, el obispo para reconfortar a sus habitantes hizo construir una capilla en el “Puig De María”. Veinte años después y según cuentan las crónicas, tres religiosas tuvieron en este lugar una visión de la Virgen. Con el tiempo, se construyó una torre de defensa, más tarde una iglesia y al final un reformatorio. La ermita dispone de algunos alojamientos que antiguamente habían sido las estancias de las monjas y también hay un pequeño restaurante que ofrece platos de cocina mallorquina.

Con referencia a su artesanía, no podemos dejar de hacer una mención especial a las telas más emblemáticas “Roba De LLengues” (tela de lenguas), de “Teixits Vicens”, situada en el cruce que va al puerto y que es actualmente una de las tres empresas artesanales importantes, con una antigüedad de unos 170 años.

Cabe destacar la fábrica “Expo-Pell”, donde se confeccionan zapatos artesanales fabricados a mano de gran calidad y reconocimiento, elaborados con piel propia de Mallorca y que tienen un reconocimiento internacional.

La historia de la ciudad está muy vinculada a la legendaria orden de “los Caballeros Templados”, cuyo palacio “El palacio de los Templarios” sigue estando emplazado en la villa, junto a la “Font des Galles”. En la plaza principal se puede encontrar “La Taberna del Temple”, que en su puerta todavía tiene tallada la imagen de un de los caballeros. Posteriormente en esta región, se vivieron unas épocas muy agitadas, pues por una parte eran frecuentes y continuos los ataques de los corsarios y por otra se produjo en aquellos tiempos, la invasión más famosa de los musulmanes a la ciudad capitaneada por el sangriento “Dragut”, en la que un mallorquín llamado Joan Mas, reuniendo un pequeño grupo de vecinos que únicamente iban armados con palos, lograron vencer y derrotar a los moros. Después del éxito de esta contienda, toda la isla fue repartida, otorgando la ciudad de Pollensa a los caballeros, logrando qué a partir de entonces, la demarcación prosperara notablemente. Esta batalla se conmemora cada año el día 2 de agosto, con una escenificación de la pelea, en la que una parte de los habitantes se disfrazan de cristianos y otra de moros, como parte de la fiesta regional. También se construyó en una de las esquinas de la plaza principal del casco antiguo, la iglesia “Nostra Senyora de Àngels” dedicada a la patrona del pueblo, cuya construcción fue a cargo de los templarios y luego reformada en el siglo XVIII para darle un estilo más barroco.

Asimismo, debemos apreciar algunas de las cosas ventajosas que hicieron los árabes a su paso en aquellos tiempos, pues fueron los que realmente instauraron los cimientos de la ciudad y construyeron los sistemas de riego que favorecieron la zona, suponiendo un gran auge para la agricultura y consiguiendo que la ciudad progresara considerablemente.

Repasando un poco la historia, conoceremos que en el año 123 a.C. un cónsul romano que tenía la misión de terminar con los piratas que atacaban constantemente el archipiélago y una vez que entrando por la Bahía de Alcudia conquistó la isla, fundó la ciudad de Polléntia (ciudad del Poder) poblándola con unos 3.ooo colonizadores llegados de la península. Asimismo, introdujo el comercio del vino y aceite. También construyó un teatro del que aún se conservan partes y que quedó abandonado cuando los bárbaros invadieron la ciudad.

Los primeros hallazgos de los que tenemos referencias se remontan al siglo XVII, aunque no sería hasta tres siglos después, cuando se empezaría a catalogar y estudiar todo lo recuperado en esta ciudad, capital del imperio romano en las islas. A través de las excavaciones realizadas, se pudieron descubrir varias salas, un capitolio, comercios y una nave que donde según parece, se destinaba para tratar los asuntos referentes a la iglesia, tres casas y parte de la muralla. También se localizaron objetos que habían pertenecido a un gladiador, gemas, porcelanas, esculturas, objetos de vidrio, telares, monedas, y utensilios de caza o pesca. En la actualidad en el museo podemos contemplar una escultura de un general romano y la de una mujer que se cree que desempeñaba el oficio de matrona.

Debemos señalar que durante la guerra Civil Española, el faro del puerto de Pollensa por orden del general Franco, se convirtió en una base militar, desde la cual volaban los hidroaviones alemanes que atacaron Guernica en 1.937 y que produjeron numerosas bajas, batalla que sirvió como inspiración a Pablo Picasso para una reconocida pintura. Actualmente es conveniente no acercarse a la base militar, ya que está protegida por unas estrictas medidas de seguridad, lo que hace que los visitantes no sean muy bien aceptados.

Recientemente y como dato curioso contaremos que en el año 2017, un grupo de artistas desarrolló una obra llamada “ Horizontem 360”, destinada a la transformación de uno de los antiguos barracones militares construidos durante la Guerra Civil.

Posteriormente y desde principios del siglo XX, se convirtió en un lugar predilecto por pintores que visitaban la isla, como Santiago Rusiñol, Anglada Camarasa, Tito Cittadini, Miguel Costa Llobera, Ramón Picó Campamar, Joaquín Mir, Dionís Bennássar, Agatha Christie, Antón E. Zischka, escritor austríaco o la compositora argentina Marilina Ross, que aprovecho su exilio para componer la canción “Puerto Pollensa” que a su vez, la hizo popular la cantante Sandra Mihanovich así como otros muchos que llegaron con la sola idea de relajarse unos días, tales como Winston Churchill o Peter Ustinov. También destacaron otros notables ciudadanos, como el cantante y productor David Tavaré, Alberta Giménez Adrover, religiosa, pedagoga, conocida popularmente como «Madre Alberta» y con un colegio que lleva su nombre, Guillem Cifre de Colonya, nombrado hijo Ilustre de Pollensa e Hijo Predilecto de Mallorca, maestro y fundador del banco “Caixa d’estalvis Colonya”, Miguel Costa y Llobera, capellán y poeta, así como también otros destacados deportistas: Sete Benavides, piragüista olímpico o Pedro Cifré, jugador de baloncesto entre otros.

Otro dato curioso que podemos narrar es que Michael Pietroni durante un evento financiado por Blevins Franks, obsequio al ayuntamiento una colección de mapas antiguos de toda la demarcación.

Haciendo referencia a su gastronomía diremos que como en toda la isla, es muy rica y variada, reflejando en sus platos la influencia de la tradicional cocina Mediterránea, tanto en platos locales como más occidentales, como por ejemplo las “Sopas Mallorquinas” a base de lonchas de pan mallorquín y verduras, “Arroz Brut”, que se come caldoso, arroces variados de pescado o mariscos, “La lechona” que se hace con lechón (cerdo pequeño) al horno, “El lomo con col” que se elabora con filetes de lomo envueltos con col, “El Tumbet”, a base de patatas, berenjenas y pimiento, gran cantidad de calderetas, platos con pescado, caracoles, embutidos de primera calidad como sobrasada (embutido característico de Mallorca), butifarrons, camaiot, también son exquisitas las pastas saladas como coca de trampó, con verdura, cocarrois, empanadas e incluso para los más golosos espectaculares postres dulces, como la tradicional ensaimada (en todas sus variantes), el gató, que es una coca a base de almendras que se suele comer con helado en verano y con una taza de chocolate espeso en invierno e infinidad de exquisitas recetas más.

La comarca tiene también tradición vinícola con bodegas como las modernas Bodegas “Ca’n Vidalet” que ofrece un excelente chardonnay, Sauvignon blanc, merlot, o moscatel o la “Bodega Mortitx” que está un poco más escondida y en la carretera que va de Pollensa a Lluc y donde se pueden encontrar caldos excepcionales mientras se puede disfrutar de unos idílicos paisajes durante el recorrido, tales como Mortitx Dolç de Gel (producido en Mallorca) o un excelente modern rosé entre otros. También se pueden saborear variedad de licores, algunos de ellos como el palo que se mezclaba con sifón (bebida carbonada) para tomar como aperitivo, el vino dulce para acompañar postres y las hierbas (dulces o secas,) normalmente para acompañar el café.

El terreno está lleno de playas y calas bonitas. Señalaremos algunas de ellas: “Playa Albercutx, Playa Can Cullerassa, Playa La Llenaire, Playa Formentor, Cala en Gossalba, Cala Murta o Cala en Feliu”.

Referente a la restauración, son numerosos los bares, cafeterías y hoteles que ofrecen buenos alojamiento y espectaculares menús, pero al no poder hacer referencia a todos, intentaremos enumerar algunos de ellos, como por ejemplo los restaurantes: “Argos (galardonado con una estrella Michelin), La Brasería, Can Costa, Cantonet, Cliviy, La Font del Gall, Celler Es molí, José María, La terraza, Fogoneu, Q11, 365, Brull Hotel, Numero Ocho, La Brisas, Clivia, Bar Nou, Platja Mar, R3Spira, EU Centro, La Placeta, Stefanos, Laroc, Siller, Osteria N15 y II Giardino (estos cuatro italianos), Romántic, Tolo’s restaurant (abierto hasta tarde y donde se organizan fiestas muy animadas con música en directo), Stay de estilo contemporáneo que fue demolido y reconstruido a cargo de los mismos propietarios, El Pi, Manduca , Cappuccino Grand Café. etc.”.

Hoteles y hospedajes: Apartotel Duva (lugar preferido por deportistas y sobre todo ciclistas, ya que dispone de instalaciones perfectamente equipas para cubrir estas necesidades), Pensión Bellavista, Hotel deportivo Villaconch (local que dispone de servicios para atletas de triatlón), así como gimnasio, piscinas, spa y un centro especializado en estudios biomecánicos), Posada de Lluc, Hostal Oriola, Hostal Hotel d’interior ,Hotel Desbrull, Niu Hotel, Son Rio Nou, Hotel Miramar, primer hotel construido en el puerto y actualmente considerado como imagen de la parte norte de la isla y donde por allá los años 20 fue el punto preferido de encuentro de los más célebres artistas, para convertirse posteriormente en unas oficinas italianas de hidroaviones, Son San Jordi, La Moraleja, Simar, El Coster, Hotel Llenaire, un majestuoso palacete situado en la bahía y un poco apartado que le da un cierto toque romántico, Hotel Juma, Hotel Illa d’Or considerado como una autentica leyenda, en cierta parte porque la célebre novelista Agatha Christie, decidió alojarse aquí y durante su estancia escribió una de sus novelas, Hotel Formentor, unos de los más apreciados por su amplia historia, ya que Grace Kelly y Prince Raniero pasaron aquí hospedados su luna de miel y también porque durante años, pasaron por sus instalaciones gran cantidad de famosos como: Audrey Hepburn, Elizabeth Taylor, Winston Churchill, y Charlie Chaplin entre otros muchos más, Hotel Sis Pins un alojamiento emplazado en el Paseo de los Pinos, Hotel Sant Jordi, en una casa reformada del mismo pueblo, Son brull, un hotel & Spa reformado y construido en un antiguo convento, que también ofrece la posibilidad de ir únicamente a comer a su restaurante “365”, situado en el mismo hotel y donde sus menús se confeccionan con ingredientes ecológicos de su propia huerta, Cal Lloro Hotel, Duva, Ca Na Joana etc.”.

Lo mismo que ocurre en la mayoría de los municipios de la isa, este pueblo dispone a una distancia de hora y media aprox. de un bonito puerto marítimo, con una larga avenida (Des Pins), excelentes playas, buenas instalaciones y posibilidad de practicar diversidad de deportes acuáticos, que lo convierten en uno de los preferidos sobre todo por el turismo anglosajón. Dispone de calas de aguas transparentes, como la más importante que es “Cala de San Vicente”, al pie del “Cavall Bernat”, que cuenta con abundantes hoteles, casas, apartamentos vacacionales y hasta cuevas paleolíticas. Luego si continuamos nuestro recorrido, a unas cuatro horas y media aprox., llegaremos a “El Monasterio De Lluc” muy apreciado por todos los mallorquines y que dispone de unos alojamientos o celdas que se alquilan y donde muchos isleños han pasado a lo largo de su vida, algunos días hospedados en estos albergues.

Con referencia a los deportes toda la zona es un lugar ideal para practicarlos, sobre todo preferido por los senderistas y ciclistas, ya que dispone de preciosas rutas, como “Valle de Bocquer”, un recorrido muy bonito con una cueva en su trayecto y donde durante la excursión, pueden observarse cantidad de aves autóctonas.

Los aficionados al golf pueden jugar en el “Golf Pollensa” situado en la carretera que va a Palma y que dispone de nueve hoyos, cuyo director Richard Barnard es un buen conocedor de la zona, ya que reside en ella desde hace más de 25 años.

Para los interesados en otras disciplinas como pilates, recomendaríamos unas clases muy entretenidas, impartidas por la profesora inglesa Rachel Shuckburgh, en su centro “Simply Pilates”.

También se pueden encontrar clases de yoga, entrenadores personales, pistas de vóleibol, variados talleres e incluso practicar otras actividades muy de moda como: “Paddle surf” o Kitesurf” y en temporada alta, ofrece la posibilidad de un arrendamiento muy asequible de bicicletas, en cualquiera de los negocios próximos.

Para los amantes del agua se encuentran buenas opciones, tanto para alquilar embarcaciones como para la adquisición de yates, con los que descubrir preciosos parajes o rincones vírgenes, a los que únicamente se puede acceder por vía marítima, asimismo es un lugar ideal para el buceo, hacer submarinismo, practicar deportes acuáticos como el Windsurf o cualquier otro que tenga relación con el mar.

La oferta de playas es muy variada, pero señalaremos algunas: “Playa Port De Pollensa con una larga extensión, accesible para minusválidos, zonas de sombra, aparcamientos, sombrillas y aguas cristalinas normalmente con escasa profundidad. Albercuitx, Llenaire, Can Cullerassa y una de las más famosas que es playa Formentor”. Todas ellas, con hermosas vistas, estupenda arena y con abundante arboleda cerca. Para los que se quieran bañar en verano y no sean demasiado entusiastas de los inconvenientes que conlleva la arena, tendrán la opción de llegar a unas bellas calas algo más ocultas, pero con la ventaja de que al no estar muy concurridas pueden ofrecer una mayor privacidad, como “Cala Gossalba, Murta o Cala en Feliu”.  

Esta comarca proporciona todos los requisitos y ventajas para que sea uno de los lugares preferidos de la Sierra para instalarse, ya que dispone de buenas infraestructuras, excelentes comunicaciones, cercanía a la capital y todo ello acompañado por unos hermosos paisajes naturales, que ofrecen un ambiente relajante, así como una gran tranquilidad que se respira en toda la zona.

Artículo redactado por Maggy Barceló y algunas imágenes de Pep Bonet, colaboradores