En Mirant de Mar, Esporles, está la casa de tus sueños…

En Mirant de Mar, Esporles, está la casa de tus sueños…

Precio de partida: 1,260.000 € REF. ES021120

A unos 4 Km de Esporles, cerca de La Granja, encontramos una joya que quita el sentido. Una gema única, tanto por sus características, como por su situación, ya que está muy cerca de Mirant de Mar y es una zona altamente protegida (Territorio UNESCO) en la que no se puede construir, y en la que encontrar una propiedad así es algo único y muy especial. Por eso, esta propiedad, además de por sus excelentes características y personalidad, tiene un valor añadido muy importante.

Se trata de una preciosa casa de campo que mira a las montañas, que respira naturaleza en estado puro, y que comprende unos 240 m2 en una sola planta con dos terrenos de dos y tres quarteradas (aprox. 39,000 m2), un aljibe de 173 m3 y otro más pequeño, una preciosa zona de Barbacoa completa el exterior, además de dos enormes porches delante y detrás de la casa, con vigas de madera vistas. El porche delantero mide unos 60 m2, y el trasero tiene una zona de lavadero. Además, la casa, tiene un enorme pajar que abarca casi la superficie de la misma encima de la planta principal, cuyo acceso es exterior y en este momento no se utiliza ni está adecuado para uso.

Paseando por el campo de detrás de la casa, entre preciosas encinas, pinos, algarrobos y con una banda sonora de pájaros y paz, también encontramos una zona de huerto vallada, para que los animales no puedan entrar o para, precisamente, dar cobijo a algunos animalitos.

En el interior de la casa, de una sola planta, encontramos 3 dormitorios de buen tamaño (dos con cama de matrimonio y el tercero con tres camas individuales, todos con armario empotrado) y tres salas (dos de ellas con chimenea) y la otra con una preciosa bancada que envuelve a una bonita chimenea, un horno de leña y una cisterna antigua. Desde este espacio se accede a la cocina, que está amueblada y equipada a pesar de requerir renovación, y tiene puerta de acceso a la terraza exterior con un cuartito de lavandería con pila de lavado, calentador y lavadora. La casa además tiene dos baños completos, uno con bañera y el otro con ducha.

La casa necesita modernizar, renovar, y tiene enorme e infinito potencial y muy buena base sólida. Tiene carácter y personalidad, una ubicación inmejorable y la paz y calma que se percibe solamente al acceder a ella son indescriptibles.

En el exterior hay varias casitas de aperos, y una de ellas mide unos 50 m2 y está en muy buenas condiciones, de hecho, está habitada por una persona que cuidaba las tierras, la propiedad y el jardín, y que además, tiene entrada propia. Esta persona podría tener continuidad si se desea, todo se puede hablar…

La casa tiene muchas características rústicas, vigas, fachada de piedra, muros anchos, es una casa bien hecha, como se hacían antaño.

La propiedad tiene antena de TV y posibilidad de conectar wifi.

La barbacoa tiene espacio semi cubierto, y gran terraza bajo un precioso pino piñonero. Tiene estructura de hierro, leñera, y dos pilas para limpieza. Las tardes de barbacoa y sobremesa allí son perfectas, ideales, y emocionantes.

La última reforma se realizó en 1981, por lo que necesitaría modernización y actualización, pero es perfectamente habitable. El tejado de toda la propiedad es nuevo. En el 2003 se realizaron otras reformas adicionales para mejorar su confort. Se acaba de renovar la cédula de habitabilidad y todo está en perfecto orden y legalidad.

No tiene piscina, pero si que uno se puede refrescar en el aljibe pequeño. Tiene luz de red, y el agua se usa del aljibe grande de 173 m2. La cocina funciona con butano, el calentador es eléctrico.

Como únicos «contras» diríamos que: no se puede construir ni ampliar al ser zona ANEI, no se le puede hacer piscina de obra y la casa está en la pequeña carretera que va hacia Valldemossa, no es una carretera demasiado transitada y no molesta el ruido, pero hay que tener en cuenta que está cerca de ella.

Como «pros» más notables, entre otros, tiene mucha personalidad, vistas, es una propiedad única y completamente legal en esa zona, en una sola planta sin escaleras y con 5 hectáreas de tierras preciosas y dos accesos independientes. El espacio en esta casa no está aprovechado bien, se le puede sacar mucho más partido con una reforma inteligente.

¿La vamos a ver?

Historias de la Tramuntana: Calvià (2ª Parte)

Historias de la Tramuntana: Calvià (2ª Parte)

Adelantando el reloj y continuando con nuestro recorrido en los tiempos, seguiremos relatando acontecimientos sobre el extenso territorio de Calviá.

 

Contaremos que fue sobre el año 1.920, cuando se empezaron a formar por el territorio las primeras urbanizaciones, promovidas tras el fallecimiento de los primeros propietarios y cuando sus herederos sin tener conocimiento real del valor de las tierras, procedieron venderlas a bajos precios, lo que provocó que en 1.960 los tres cuartos de la zona urbanizada sufrieran cambios de propiedades con un rápido desarrollo. Algunos se enriquecieran considerablemente, como el señor Miguel Nigorra Oliver (presidente del Banco de Crédito Balear), que consiguió ser propietario de una más que considerable cantidad de posesiones y al mismo tiempo por mediación de una de sus empresas (inmobiliaria), llegó a controlar el crecimiento de Santa Ponsa. ​

Debido a los aires dominantes que imperaban, esta región fue una de las primeras en adoptar una actitud un tanto inconformista y basada en la agronomía y se empezaron a crear asociaciones.

El movimiento sindical/ socialista tuvo un destacado papel en la política, hasta que empezó la Segunda República. Luego en el año 1.923 se fundó la “Federació Obrera Calvianera” afiliada a UGT y luego, la “Unió Agraria de Calvià” y la “Fraternal”. Cabe destacar que en este periodo y con una inversión de medio millón de pesetas, se pudo inaugurar la “Casa del Pueblo”.

Después de la Guerra Civil española (1.939), la comarca se quedó totalmente empobrecida, debido a la hambruna, el contrabando y la falta de trabajo, motivos que obligaron a los nativos a regresar a las antiguas actividades agrarias, que hasta entonces habían abandonado a causa de los escasos beneficios que generaban. Paralelamente como medio para fomentar la dañada economía, se pusieron en marcha varias políticas de obras públicas en la isla, construyendo en primer lugar el puerto de Palma, conjuntamente con otras campañas con el fin de fomentar el turismo, como por ejemplo: Impulsar lunas de miel en Mallorca. Pocos eran los recién casados que en aquellos tiempos, no realizaran el viaje de su boda a las islas. A partir de los años setenta se consiguió un notable desarrollo turístico, lo cual produjo un considerable aumento de población y, por consiguiente, el crecimiento de empleo.

Entre los años 1930 y 1960, se disponía de un solo policía que se encargaba de llevar a cabo todo tipo de variadas funciones. Luego en 1.964 , se creó “Cuerpo de Policía Local de Calvià”, con un total de diez integrantes y dirigidos por un oficial. Hasta que en el año 1.972 a causa del crecimiento de la población, se tuvo que ampliar la plantilla con otros diez agentes y varios vehículos. Pero fue en 1.981, cuando comenzó la legislación específica de policía. Más tarde en el 1.984 se integraron nuevas promociones y se estableció un cuadro de mandos. Como dato curioso señalaremos que fue el primer municipio español, que decretó la prohibición de prostitución en vía pública. Pasado un tiempo desde el 2.009, esta región ya ha pasado a disponer de un parque móvil considerable, con aprox. sesenta vehículos, unos 170 agentes (entre inspectores, sargentos, oficiales, policías y agentes para época estival). Así como una actual y moderna red de comunicaciones.

En la entrada de la villa en la plaza, se encuentra el ayuntamiento que se inauguró en 1.989, construido por los arquitectos Rafael Balaguer y Jaime Vidal, quienes supieron unificar la arquitectura mallorquina utilizando teja, marés o piedra combinadas con un estilo más vanguardista. “La casa consistorial”, se halla situada en una plaza con jardines frente a la iglesia. Sus salas actualmente sirven para las instalaciones del equipo de Radio Calviá y en la fachada se puede contemplar un gran mural a base de baldosas, que relata de manera cronológica la historia del pueblo.

En los años 90 el equipo de gobierno regional patrocinó un proyecto los fines de semana durante los meses de verano, donde acudía una gran multitud de gentes y que consistía en una serie de espectáculos públicos, con soporte tecnológico (láser y equipos audiovisuales), creando una pantalla acuática en la costa.

En el año 1.995 y según las indicaciones de la “Cumbre de Río” , se estipuló una gran innovación de las políticas para el progreso y desarrollo turístico, elaborando para tal fin el “Plan de Excelencia”, que consistía en la gestión completa del litoral . Luego en el 2.001, se consiguió la financiación para el proyecto europeo “LIFE Ambiente” (MED-COAST S-T), destinado a desplegar tácticas y herramientas en regiones Mediterráneas de la costa, para la sostenibilidad del turismo.

Durante el año 1.998 se incrementó un plan que dio luz verde para la creación el organismo municipal llamado “Agenda 21 Local para Calvià”. El programa se configuró para la actuación de la administración pública, con el fin de garantizar el futuro económico, sindical, personal y medioambiental, proyectado para la sostenibilidad y apoyado por las inversiones necesarias, para llevar a cabo proyectos de diversa índole. La subvención para tal trabajo se realizó con un presupuesto inicial de unos 810.000 €., importe procedente del ayuntamiento de Calviá, en colaboración con la Comunidad Autónoma de baleares y el Gobierno central. Entre algunos de los resultados obtenidos se incluyen, la voladura de varios edificios situados en la costa, convirtiendo los solares obtenidos en zonas verdes, o la creación de personal del servicio especializado en ocupación.

Hace unos años, se calculaba con un censo de unos 53.00 habitantes, de los cuales pocos eran con raíz puramente mallorquina, ya que en su mayoría eran españoles de origen peninsular y una tercera parte extranjeros. En el año 2.008 el censo ya ascendió a unas 60.000 personas, por lo que esta zona después de Palma está considera como el segundo núcleo con mayor número de residentes repartidos entre sus diferentes puntos urbanos y también es la más próspera de la Sierra de Tramontana.

Actualmente la administración política del municipio se realiza a través de un ayuntamiento (gestión democrática), cuyos componentes se eligen cada cuatro años por sufragio universal.

Como ya hemos comentado anteriormente, el desarrollo de toda esta jurisdicción está definida por el aumento del turismo, lo que la ha convertido en uno de los lugares preferidos tanto por los visitantes como por los extranjeros que deciden fijar en este tramo su residencia. Cuenta con muy buenas instalaciones,   una gran oferta hotelera, puertos, campos de golf, tenis, zonas para atletismo y senderismo y todo ello la convierten en el distrito turístico más notable de la isla. ​

Debido a la masificación y descontrolada edificación, se tuvieron que llevar a cabo varias pautas como mediada se sujeción. Entre ellas “La revisión general del Plan de Ordenación Urbana”, que incorporó una serie de Normas Urbanísticas y que desde entonces deben cumplir todos los edificios de nueva construcción. A finales del año 1.980 y bajo el plan general de “Agenda local 21” a este municipio se le viene aplicando una diversidad de políticas, a fin de restringir el impacto turístico. Para tal fin, se procedieron a derribar hoteles de antigua construcción y se fomentaron tanto la regeneración de playas, como la construcción de nuevos paseos marítimos, parques naturales, depuración de aguas y protección de reservas marítimas. Esta demolición coordinada de zonas hoteleras, así como la nueva creación de zonas ajardinadas, se llevó a cabo con un presupuesto aprox. de unos 10.000 millones de pesetas.

La sierra más meridional y principal de este territorio es “Na Burguesa”, garriga llena de pinar, con una extensión de unos 500 m. y que antes se conocía como Portopí, situada entre la finca de Son Falconer (Calviá) y la urbanización de Son Vida (complejo de alto nivel). En su cima se halla un mirador desde donde se puede contemplar toda la ciudad de Palma con unas imágenes espectaculares. Coronando la montaña, hay una imagen de Nuestra Señora de la Paz. Aunque el camino resulte algo tortuoso es totalmente recomendable la subida, para disfrutar del bello paisaje que se observa desde la cumbre.

La mayor altitud de la zona corresponde a el “Puig”, con unos 1.026 m. aprox. y la segunda con una altura de 926 m., a la ruta “Esclop”que transcurre entre barrancos, montañas y formada por un extenso laberinto de desfiladeros tales como “la Penya Blanca” o el “Puig Batiat”.

Debido a las abundantes precipitaciones se suceden en invierno, su red hidrográfica está conformada por torrentes con gran caudal, que encauzan las corrientes hacia el mar. Entre ellos se encuentra el torrente “Des Gorg”, que nace en Capdellá y desemboca en Peguera, el “Torrente Vial” que está formado por la afluencia de pequeños torrentes y muchos barrancos como el barranco “Des Cobaix” y el del “Pas de la Mula”. Uno de los más largos es el del “Galatzó”, con unos 23 kilómetros y que nace en la vertiente occidental del Puig de Galatzó, que converge en la bahía de Santa Ponsa.

Para alojar a los millones de visitantes anuales que llegaban a la isla y según últimos controles realizados el año 2.005, la oferta turística disponía de unos 50.000 hoteles, más sus respectivos apartamentos, casas rurales, residencias, tabernas y restaurantes, aunque en la actualidad este número se ha visto aumentado considerablemente.

En ocasiones la zona ha obtenido uno de los primeros puestos en el ranking de los municipios que disponen de más banderas azules en sus playas o concesiones, como la de Palmanova que consiguió el galardón de calidad Q por la calidad de sus infraestructuras, convirtiéndose en la única que conseguía esta distinción en las Baleares. Además de los cuerpos de seguridad (policía, protección civil y socorristas), la región cuenta con su propia embarcación de salvamento marítimo y también para defender los derechos ciudadanos.

Señalaremos como nota curiosa, que en el mar a unos 400 m. aprox, de profundidad, está hundida una fragata balear que hace las delicias de los buceadores que se acercan y que también sirve como arrecife artificial, para una cantidad de variadas especies marinas que transitan estas aguas.

Para todos los amantes de los hongos, resaltaremos que en esta región se encuentran los “Esclata-sangs”, que son una especie de setas propias de las Baleares y muy codiciadas en gastronomía por todos los nativos. En cuanto a las variedad de plantas silvestres, podríamos destacar cuatro grupos: herbáceas: ortigas, acederas, hinojo, otras silvestres como por ejemplo el brezo, algunas variedades de orquídeas y otras exclusivas, que se desarrollan en terrenos salobrales, arbustivas (la más conocida es el lentisco o mata mediterránea) estepas, carrizos, así como tomillo, romero, estepa, variadas esparragueras, hiedra y unas cuantas plantas protegidas (palmito, mirtos, acebuches y sabinas), helechos (el más destacado es el polipodio), que se reproducen en zonas sombrías y gran cantidad de árboles como el pino que es el más común y que en su larga vida sufre constantes plagas de orugas (procesionaria), por lo que se deben llevar regularmente a cabo, procedimientos de exterminio con trampas para exterminarlas y aniquilar sus nidos. Hay abundantes almendros, olivos, madroños, higueras, algarrobos y en algunas posesiones, también se cultivan cereales. Merecen especial interés también algunas especies de plantas como “La violeta De Penyal “ y el “Clavel Silvestre” (originario de la cuenca mediterránea), nombre que recibe por crecer solo en los bordes de los precipicios.

Con referencia a la fauna podemos destacar más de un millón de especies, tales como el cormorán, el vencejo, las pardelas, así como un gran número de reptiles, entre los que destacaríamos la conocida lagartija balear, presente en todos las islas del archipiélago y la “Tortuga Mediterránea”. En el año 2.008 un submarinista pudo fotografiar un ejemplar de foca monje (Monachus monachus) de los cuales ya sólo quedan menos de 5oo ejemplares. Al localizarla, el Govern estudió la posibilidad de volver a introducirlas en las islas. También podemos encontrar sobrevolando tordos, varias especies de rapaces tales como águilas pescadoras, halcones de Eleonor, y algunos de los últimos buitres negros, así como cabras autóctonas, comadrejas, martas, conejos, perdices, ginetas, tortugas y reptiles propios de la zona. Destacaremos también las variedades de caracoles (Hélix y Hélix) muy requeridos y utilizados en cocina por todos los isleños. Con referencia a la ganadería, abundan cerdos, ovejas y también es notable una gran variedad de pesca.

Las haciendas que son una treintena y se llaman “Posesiones”, se encuentran en toda la extensión del municipio, representando el símbolo del sistema económico y social, específico del antiguo sistema de gobierno. No fue hasta la llegada del turismo, cuando las viviendas pudieron tener unos mínimos servicios higiénicos. Estas posesiones, normalmente se encontraban situadas en la misma edificación que la del payés, aunque con demarcaciones bien definidas. Un dato de interés es contar como Las casas señoriales, solían disponer de un llamado “retrete”, que únicamente podía utilizar el amo, pero no así los payeses, que tenían que realizar sus necesidades tanto durante el día como de noche en el mismo campo y en la zona llamada “Es figueral de moro” (terreno lleno de cactus). Solo se les permitía su uso en caso de enfermedad y siempre bajo autorización previa. Para su higiene que era escasa, cada familia fabricaba su propio jabón con lejía y con las  cenizas que se obtenían de quemar cáscaras de almendras. Algunas de las posesiones más notables son: “Sa Porrassa”, “Son Boronat” (posteriormente transformada en agroturismo)o “Son Roig”. Aunque desde el 2.006, la más importante es “El parque natural Galatzó”, que es la mayor finca titulada de las islas, con una gran extensión y que posee de una finca con más de 5.000 metros cuadrados construidos, donde se hallaron restos de cerámicas islámicas, lo que ha hecho llegar a la conclusión, de que esta edificación se construyó sobre una alquería musulmana. En este terreno se encuentran: dos molinos para agua, una ermita, cabañas para los payeses y hornos de cal.

Debido a los aires dominantes que imperaban, esta región fue una de las primeras en adoptar una actitud un tanto inconformista y basada en la agricultura, se empezaron a crear asociaciones.

El movimiento sindical/ socialista tuvo un destacado papel en la política, hasta que empezó la Segunda República. Luego en el año 1.923 se fundó la “Federació Obrera Calvianera” afiliada a UGT y luego, la “Unió Agraria de Calvià” y la “Fraternal”. Cabe destacar que en este periodo y con una inversión de medio millón de pesetas, se pudo inaugurar la “Casa del Pueblo”.

Tal como sucede en toda la isla, con respecto a la gastronomía esta región tiene una cocina muy rica, abundante y diversa, con una gran variedad de platos típicos. Debido a la imposibilidad de hacer mención a todos por ser tan numerosos, destacaremos algunos de los más reconocidos: arroz brut (caldoso con carne de cerdo conejo, pollo, setas y caracoles), arroz con conejo, sopas mallorquinas, frito mallorquín (fritura de hígado, sangre, asadura de cordero con pimientos y patatas) o su variante frito marinero, berenjenas o calamares rellenos, pescados al horno, caracoles a la mallorquina, greixonera de tumbet, sopas mallorquinas, lomo con col, escaldums, porsella rostida (lechón pequeño), variedad de embutidos como sobrasada, butifarrones, camaiot, ensalada típica “trampo” (con tomate, cebolla y pimientos verdes), cocas de verdura o “Trempo” y para las cenas es una costumbre muy arraigada, comer “Pa amb olí” que consiste en rebanadas de pan mallorquín (pan sin sal) y acompañadas de tomate fregado, aceite, sal, aceitunas, envinagrados y todo con ello acompañado con una gran variedad de quesos y embutidos.

Llegando al apartado de la repostería para delicia de los golosos, podríamos señalar el postre por excelencia que es la ensaimada, con sus diferentes rellenos y que tanto se toma para desayuno, merienda acompañada de un chocolate caliente en invierno y helado en verano o simplemente como postre, buñuelos de viento, empanadas, cocas de albaricoque, cocarrois (pastas llenas de verdura) de pasta dulce o salada, cocas de patata, quartos, cremadillos, cocas de verdura o “Trempo” (cebolla, pimiento y tomate en trozos pequeños) crespells, rubiols (pastas rellenas de requesón, cabello de ángel o confitura) y un sinfín de dulces más.

La autovía de poniente es la más importante de la isla, ya que comunica los diferentes núcleos urbanos con la capital y divide la zona en dos partes diferenciadas: una agrícola y otra turística. La distancia desde Palma y Calvià tiene una extensión de unos 20 km.

El municipio cuenta con un parque automovilístico de unos 800 automóviles por cada 1.000 habitantes y una flota, de cuatro mil y pico vehículos (entre furgonetas y camiones).

Para la atención primaria de salud, existen centros en los principales núcleos urbanos. Como el de Palmanova que se inauguró en el año 2.009 o el hospital principal (PAC de Santa Ponsa) con un funcionamiento de atención continuada las 24 horas. En la región se hallan unas 30 farmacias, entre las cuales cuatro de ellas ofrecen servicio de guardia con horario seguido. Asimismo, se dispone de un “Centro de Atención al Drogo dependiente” instalado en Magalluf.

En lo referente a personas que precisan atenciones especiales, se instauro un programa de atención Integral para personas con discapacidad, que ofrece el derecho a uso de vivienda municipal, para la asociación “Síndrome de Down de Baleares (ASNIMO)”, como objetivo para mejorar la calidad de vida, responsabilidad y libertad personal a adultos que precisen ayuda, Existe una residencia llamada “Llar de Majors”, que se trata de un edificio de tres plantas con calefacción central y adaptado para personas con ciertas minusvalías. También como medida social, se dispuso de un presupuesto para incrementar prestaciones, con un presupuesto de unos ochenta mil euros, como medio para paliar la crisis a las familias más necesitadas.

Un suceso lamentable que no debemos olvidar de los últimos tiempos, es que el 30 de julio de 2009, en la localidad de Palmanova, varios guardias civiles sufrieron un asesinato por parte de la banda terrorista ETA, que colocó explosivos lapa bajo dos vehículos y que, aunque solo llego a explosionar uno, fallecieron en el atentado de la casa cuartel en acto de servicio, dos miembros del cuerpo. Uno fue Diego Salvà Lezaun, de 27 años y el otro Carlos Sáenz de Tejada García, de 28 años. ​

Con referencia a transporte urbano, hay un autobús que pertenece a la empresa municipal de transportes EMT (línea 3) que llega hasta Illetas y luego están los diferentes autocares de la compañía “Transabus S.A/ TIB” (hereditaria de los antiguos “correos”), para el transporte de servicios regulares interurbanos, que se instaló en la isla en el 2.001 y cuya flota está compuesta por unos 65 vehículos.

El sistema eléctrico balear tiene dos conexiones: Mallorca/ Menorca e Ibiza (Formentera). El primero, estaba previsto que se ampliara mediante dos engranajes submarinos. El segundo se instaló en el 2.011. Como consecuencia a estos sistemas submarinos, desaparecen las antiguas centrales térmicas. En un futuro la isla, podrá contar con más cantidad de energías alternativas de las que tiene actualmente, procedentes de saltos de agua o parques eólicos, con el considerable ahorro que esto supondrá para todo el territorio.

La Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH) y su filial CLH Aviación , es la principal empresa habilitada para el transporte y almacenamiento de productos petrolíferos. Esta compañía cuenta con cuatro instalaciones (dos en Mallorca-Son Banya y Porto Pi), otra en Menorca y en la isla vecina de Ibiza y tiene en nómina más de 1.000 empleados. En cuanto a su filial (CLH Aviación), emplazada en los aeropuertos (Palma, Son Bonet, e Ibiza), destina su labor al abastecimiento de aeronaves. Las de Son Banya, son las instalaciones más importantes de la isla, donde se almacena el carburante que llega por tanques y luego se distribuye con camiones cisterna a las diferentes gasolineras y mediante grandes tuberías, al aeropuerto de “Son San Juan”.

La empresa “Calviá 2.000” es la encargada de la gestión de limpieza, agua y mantenimiento de la comarca. La depuradora de aguas residuales locales, se encuentra en la autopista que va a Andratx y entre los pueblos de Santa Ponsa/ Palmanova. La agencia “Balear de agua”, situada en la zona de Son Ferrer, es la desalinizadora de agua potable. En el 2.010 de acordó por un periodo de cincuenta años, privatizar el suministro de agua. Antiguamente el abastecimiento estaba administrado por tres empresas: 1- “Aguas del Término Municipal de Calvià, S.A” (marca Aterca/ grupo Agbar) 2- “Compañía de Aguas Peguera, S.L” y 3- por último, la empresa municipal “Calvià 2.000” (responsable también de la limpieza y mantenimiento).

Este municipio cuenta con una importante red de establecimientos comerciales dedicados a todos los géneros. En lo referente a la alimentación, son variadas las ofertas que van desde grandes superficies, donde el abastecimiento se hace mediante camiones de reparto procedentes de los mayoristas, o pequeños comercios en los que los comerciantes se desplazan habitualmente hasta “Merca palma” (mercado al por mayor) a recoger sus pedidos.

La oferta educativa pública se compone de unos once colegios (Educación Primaria) y otros tres Institutos (Educación Secundaria) (IES) en Calviá, Son Ferrer y Bendinat que cuenta con una escuela oficial de idiomas y el Instituto Municipal de Educación/ Bibliotecas de Calvià (IMEB), es un organismo local de actividades con carácter administrativo. Su función en materia de formación dispone de una variedad de servicios y su labor es directa, así como separada de las competencias municipales. El Departamento Municipal de Cultura coordina los distintos centros culturales, donde se ofrecen variados cursos para todas las edades, tales como talleres, cursillos artísticos, de formación, exposiciones, idiomas, así como la posibilidad de utilizar algunas de sus seis salas para biblioteca, información, celebración de reuniones o aulas temáticas. Destacaremos qué en el 2.009, se inauguró una exposición con carácter permanente y otra llevada a cabo por el grupo “Pro-Arte y Cultura”, con una donación de unas obras por parte de una selección de destacados artistas. Este colectivo compuesto por unas 80 personas, está representado y patroneado por la artista Mayte Spínola y a su vez, amadrinado por Ana de Orleans (duquesa de Calabria). Entre sus muchas actividades, celebra exposiciones para la fundación contra la meningitis. ​

Con relación a las festividades se tiene constancia de que desde el año 1.952, se celebran durante los días de San Antonio y San Sebastián, unos festejos populares en las calles, donde al lado de la iglesia se enciende una gran hoguera. Paralelamente en los alrededores, se van prendiendo otros fuegos más pequeños, en donde los vecinos asan sobrasadas y butifarrones. Esta tradición se originó como evocación a San Sebastián. Otra de las fiestas organizadas por un grupo de valencianos afincados en la parte del “Toro”, es la que tuvo sus inicios en el año 1.994 y que viene organizándose hasta la actualidad, con un monumento representativo fallero llamado “Falla el Toro”, como recuerdo a las fiestas típicas de tierras valencianas. Antes de la Cuaresma tiene lugar el carnaval, con concursos de disfraces para pequeños y mayores, con numerosos premios en metálico repartidos entre sus ganadores. En Semana Santa y desde 1.997 se creó la “Hermandad y Cofradía del Cristo de la Sangre y Ntra. Sra. de la Esperanza de Son Ferrer y El Toro”. Los reglamentos de esta asociación fueron aprobados por el obispo mallorquín Teodoro Úbeda y se procedió a la compra de dos imágenes (Cristo y la Virgen), talladas en Córdoba por el ingeniero Salvador Guzmán Moral. Otra conmemoración muy famosa es el “Pa en Caritat y Diumenge de l’Àngel”, que se celebra después de la Semana Santa y que consiste en una fiesta, en la que los ciudadanos realizan una pequeña excusión por el campo, con la excusa de ir a compartir los sobrantes de dulces (panades crespells y robiols) que sobraron. En junio es la festividad de “San Juan Bautista” (patrón del municipio) y todo desde 1.950 todo el pueblo lo celebra con misas, fiestas, bailes y con homenajes especiales a sus mayores.

 

El municipio cuenta con una emisora de radio y una de televisión llamada IB3, que están situadas en el Polígono Industrial de Son Bugadelles. Cabe destacar que en este mismo polígono se encuentran: El operativo “Sistema de Emergencias 112” (atención de emergencias para seguridad ciudadana) a cargo de la guardia civil, la sede de la policía local y la institución “Deixalles”, que es una asociación sin ánimo de lucro, que se encarga, de ofrecer ayuda mediante cursos/ talleres, a personas menos favorecidas o en exclusión social. También esta fundación, lleva a cabo una importante distribución de ropa o enseres en buen uso y a bajo coste.

La institución que gestiona la formación y empleo es el Instituto de “Formación y Ocupación de Calvià (IFOC)” que está ubicada junto a la oficina de correos. El centro médico así como también el cuartel de la guardia civil , se hallan en Palmanova. En el 2007, dentro del programa “Ciudades Digitales de las Islas Baleares” a través de tecnología inalámbrica, se puso en marcha un programa que se basaba en una red de telecomunicaciones (servicios de voz y datos), para poder ofrecer acceso a internet en las playas más importantes de la zona.

Los puntos más importantes para conexión a Internet son: La Web oficial del Ayuntamiento de Calviá (editada en los principales idiomas), agenda de las actividades que se desarrollan en la localidad, Calendario del contribuyente con sección de prensa y el portal de turismo de Calviá (editado también por el ayuntamiento en varios idiomas) y cuya finalidad es informar a los turistas sobre todas las ofertas de ocio disponibles en la región.

Esta comarca también dispone de dos Oficinas de atención al ciudadano denominadas S.A.T.E. (Servicio de Atención estival al Turista Extranjero), una en Magalluf y otra en Peguera y cuenta con oficina de protección civil y un destacado parque de bomberos situado en Santa Ponsa.

Los lunes se celebra el tradicional mercado local y sus fiestas patronales se conmemoran por la festividad de San Jaime y también durante el mes de agosto.

Desde algunas localidades y durante el verano, pueden contratarse unos minicruceros que recorren toda la costa y que tienen una duración de un día.

En los años 2.000 se construyó un largo paseo peatonal para conectar todos los núcleos de población. Este paseo llamado “Paseo Calviá” es el pulmón Verde del municipio y está formado por varias zonas de descanso, instrumentos temáticos y deportivos con un recorrido de unos 35 kilómetros. Su finalidad es favorecer el tránsito a los viandantes y su proyecto finalizó en el año 2.008, aprobándose entonces también una ruta para ciclistas.

Con mención a los deportes, señalaremos que la localidad se ocupa anualmente durante el mes de febrero de acoger el inicio de la temporada ciclista de España y que se denomina “Trofeo Calvià”, así como la meta, correspondiente a la última carrera  ciclista para profesionales “Challenge Vuelta a Mallorca”. Este evento, reúne una gran cantidad de turismo qué con sus visitas, favorece a los establecimientos hoteleros. También y durante todo el año la comarca, cuenta con cinco itinerarios cicloturistas, con rutas que tanto pueden realizarse saliendo de una dirección o de la contraria efectuando el recorrido al revés; En diciembre se celebra “El maratón” organizado por la Asociación Deportiva de Atletismo de Calvià (ADA Calvià), que comienza en Magalluf con un trayecto homologado oficialmente por la Real Federación Española de Atletismo y con unos 21.100 km. Desde 2.004 se celebran torneos de ajedrez para todas las edades y categorías con participantes de los más destacados ajedrecistas procedentes de todos los países, algunos de ellos con el título “Gran Maestro internacional”. La prueba más importante fue el “Open Internacional, prueba estrella del “Calvià Chess Festival”.

Entre los servicios deportivos de la zona, está el del “Área Municipal de Deportes”, que dispone de nueve instalaciones, cinco campos de golf (profesional), cinco puertos deportivos y una pista de atletismo (al lado polideportivo de Magalluf). La entidad deportiva de este municipio más importante es el “C. D. Calviá”, constituida antes de la Guerra Civil, aunque fue en el 1.950 cuando se conformó su equipo de fútbol.

Durante el año 1.997,  surgió la asociación deportiva “ADA Calvià” con diferente s especialidades en cross, pista y ruta. Entre 2006 y 2007 se consiguió la medalla de oro para clubes femenino júnior de Cross, así como en tres ocasiones, el campeonato de Baleares júnior de pista. Luego en 2.009, con el estreno de una nueva pista para atletismo (Magalluf), los atletas consiguieron en el torneo, trece medallas (tres de oro, cuatro de plata y seis de bronce); También se llevó a cabo el “I Campeonato de España de buceo deportivo en el mar”. ​ Como curiosidad explicaremos que a los deportistas más destacados y que fueron unos sesenta durante aquellos años, se les concedieron mediante becas, unos veinte mil euros en concepto de ayudas enmarcadas en el “Plan BED – Beques per a esportistes destacats de Calvià”. Al mismo tiempo se entregaron también a una treintena de entidades y clubes deportivos, otras subvenciones por un valor de unos 130.000 euros.​

Con la finalidad de promocionar el comercio, la “Fundación Calvià” dispone de una guía que se distribuye por el termino gratuitamente, llamada “Calvià Shopping” que permite obtener una lista de locales y servicios que ofrece cada zona. Los medios de información en papel que se consumen, son los que se editan o publican en la capital, tales como: “Última Hora, Diario de Mallorca, El Mundo, Diari de Balears con su tirada local en inglés (Majorca Daily Bulletin). Los principales periódicos nacionales e internacionales se distribuyen por las instalaciones hoteleras y en especial los ingleses: “The Sun, The Star, The Daily Mirror, Trhe times, News of the Word” o los alemanes: “Bild, Die Wely, Berliner Zeitungque” entre otros.

En el apartado de instalaciones destinadas a la restauración o alojamientos debemos señalar, que, debido a la gran variedad de ofertas, es imposible numerar gran cantidad de ellas. De todas formas, intentaremos mencionar algunos ejemplos y empezando nuestro recorrido por las afueras de Palma señalaremos: “Maricel” situado en el mismo hotel de mismo nombre, con vistas panorámicas y cocina de alto nivel; Mesón Ca’n Torrat”, de cocina tradicional de gran calidad y donde la familia que lo regenta, sirve los mejores platos de la zona a base de carne y pescados, “Es Trinxet”, bar de tapas donde se comen unas estupendas paellas; “La Vida” y “Max Garden” , ambos con cocina Mediterránea; “El Tuck INN”, “II Vivo Italian” con cocina italiana y especialidad en pizzas; “The OLIVE Tree Mallorca”, especializado en mariscos; “Lila Portals Beach”, Lucy Wong”; “La Gritta”; “Ciro’s”; Es Fum; “Miramar”; “El Coche”; Nikki Beach”Bistro Steakhose, asador internacional; “Pizzería II Tano”; The Blue”; La ópera“; “La gallega”, “Galicia”, “Reno” estupendas marisquerías con productos frescos; ”Svantry”, “Mar Blau”; “Club de vela” (Pto. Andratx); “Rocamar”; “Layn”, “Roma”; Riskal”; “Urbano”; “Vent de Tramontana”; “Oliu”; “Porto Bello”; “La Cocotte”;” Oliu”;” Trespais”; “Bon Profit”; “Tim’s”; y un sinfín de espacios más tanto en interior como en la costa a orillas del mar, donde la comida puede ir condimentada con unas impresionantes vistas.

En cuanto a oferta hotelera, señalaremos que en el centro de la villa se encuentran muy pocos, ya que la mayoría están ubicados en los alrededores o en la misma zona costera. Saliendo de la ciudad encontraremos algunos importantes como: “Maricel”, “Marivent” “Nixe Palace”, “Catalonia Majorica”; Amic Horizonte”; “Albatros”; Armadans” y luego “Son Molero”; Can Estades”, “Son Boronat”; Beach House”; Villa Italia; Golf; “Son Net”; “La Pérgola”; Mon Port”; “Brismar”; “Hostal Catalina Vera”; “C’an Pep” y “Romeo’s” etc

No podemos terminar el itinerario que hemos realizado a través de este municipio, sin hacer mención a un suceso lamentable que sucedió el 30 de julio del 2.009 en la localidad de Palmanova, cuando dos guardias civiles fueron asesinados por parte de la banda terrorista ETA, que colocó explosivos lapa bajo sus vehículos y que, aunque solo llego a explosionar uno, fallecieron en el atentado a la casa cuartel en acto de servicio, dos miembros del mismo cuerpo. Uno fue Diego Salvà Lezaun, de 27 años y el otro Carlos Sáenz de Tejada García, de 28 años. ​

Para finalizar el recorrido, señalaremos que instalarse o invertir en esta comarca, es una buena y aconsejable opción tanto para españoles como turistas, ya que aparte de una oferta con fácil acceso, proximidad a la capital, cercanía a otros municipios, gran oferta en instalaciones y diversidad empresarial ofrece la posibilidad tanto de elegir zonas tranquilas acompañadas por espectaculares paisajes, como otras mucho más concurridas…

© Artículo redactado por Maggy Barceló y algunas imágenes de Pep Bonet, colaboradores

 

 

Historias de la Tramuntana: Pollensa

Historias de la Tramuntana: Pollensa

Pollensa también conocida en mallorquín como Pollença, es un pueblo de unos 16.300 habitantes aprox., ubicado en la parte más septentrional de la Sierra de Tramuntana y con la isla de Menorca situada enfrente.

Lo forman estrechas calles que bordean la plaza principal, que está llena de cafés, bares y restaurantes como “Spira”, La Botigueta” o “PizzeriaObris”, donde se pueden degustar aperitivos o ligeros menús, aunque gracias a una serie de decretos referentes a la construcción que no permiten edificar viviendas de gran altura, toda la zona está compuesta por casas pintorescas y relativamente bajas.

Con referencia a las edificaciones destacaríamos dos zonas definidas, la de “Boquer” que es un espacio tranquilo mayormente con áticos y viviendas de estilo moderno, o la urbanización “Bellresguard”, que se diferencia de la anterior, por tener casas residenciales lujosas y en su mayoría rodeadas por extensos jardines.

Hay tres colegios en el municipio, entre los cuales se encuentra el “Colegio de Montesión” que está situado dentro de una iglesia Jesuita, mientras que en otra parte del mismo recinto se halla ubicado el ayuntamiento. En el puerto hay dos institutos públicos, donde su alumnado es en su mayoría multinacional. Hace unos años se tuvo la iniciativa de edificar un centro británico en la zona debido a un gran número de residentes anglosajones afincados en la zona, pero al final por una diversidad de problemas que surgieron, no pudo llevarse a término y se tuvo que abortar el proyecto, aunque de todas formas para todos los interesados en el aprendizaje del idioma, pueden desplazarse hasta la escuela “The Academy” emplazada en Marratxí y para lo cual existe una buena conexión de autocares escolares.

Esta región cuenta también con una gran variedad de flora autóctona y con especies tan singulares como el encinar, el lentico, el acebuche, el palmito (especie representativa de palmera europea) y también con una planta permanente “Naufraga baleárica”, que se encuentra cercana a una cala. En cuanto a la fauna, destacaríamos varias especies como el águila pescadora, el buitre negro (conocido en la isla como “voltor”) y el halcón. La región es ideal para los ornitólogos y amantes de las aves en general, ya que en la zona se halla el “Centro de Turismo Ornitológico La Gola”.

En este terreno se encuentran desde hace unos 3.000 años y antes de la llegada de los romanos, varios restos antiguos (Talaiots), que eran unas antiguas torres de vigía de forma circular y en algunos casos cuadradas, fabricadas a base de piedras y que aún hoyen día siguen despertando el interés de los arqueólogos sobre su significado.

Culturalmente la región ofrece muchas posibilidades y una gran cantidad de sitios por descubrir. En nuestro recorrido empezaremos por visitar lugares como: El Convento de Santo Domingo que data del siglo XVII, es un diseño a base de piedra arenosa y antiguamente fue morada de varias instituciones, como los Monjes Dominicos, una escuela o el cuartel de la guardia civil. Actualmente se haya instalado el museo de Pollensa, que tiene entrada gratuita. En este lugar en primavera se ubica la “Fire Del Vi” y también alberga diversas exposiciones, proyecciones cinematográficas, asó como conciertos al aire libre en verano, como parte del programa “Festival de Música de Pollensa”, con diferentes representaciones en las que han intervenido aristas de talla mundial, como la soprano “Monserrat Caballé”, que desafortunadamente nos ha dejado recientemente o “José Carreras”, transformando la ciudad con estos recitales, como una de las capitales culturales de la isla.

Los Jardines de Joan March”, situados en el centro del pueblo, son unos preciosos jardines con una torre gótica medieval, anteriormente propiedad de una acomodada familia, gran variedad de plantas y una figura del propio Joan March considerado por todos, como el salvador del pueblo en la lucha contra los árabes.

“El Puente Romano”, aunque no se tienen datos de la fecha de su construcción, es una de las obras más representativas de Pollensa, cruza el Torrente de Sant Jordi y enlaza el pueblo con l’Horta y Termelles y fue construido para el abastecimiento de Agua.

Monasterio Sant Jordi”, es una ermita construida en el siglo VXI, que actualmente aún se puede visitar y donde primeramente se establecieron los Jesuitas a su llegada al pueblo para desempeñar sus labores eclesiásticas, hasta que luego debido a las continuas polémicas que tenían con la congregación de los frailes dominicos (llegados antes a la isla), se vieron obligados a irse y buscar otro lugar donde instalarse, que encontraron en las faldas del monte Calvario, donde construyeron un convento con una iglesia de estilo barroco “San Ignacio” más conocido como edificio “Montisión”, edificación que incluía en una de sus partes una iglesia, un convento y más tarde un ayuntamiento, un juzgado y al cabo de un tiempo, una escuela pública. Más tarde tuvieron nuevamente que marcharse del lugar, al ser expulsados en 1.767 por Carlos III, pasando la propiedad a pertenecer al ayuntamiento. Como consecuencia de este traslado, se perdieron gran cantidad de obras de arte. Para visitar Montisión, se puede acceder en vehículo o los más deportistas podrán llegar a pie, después de una subida compuesta por 365 escalones. El trayecto tiene el nombre de “Vía Crucis” y en su cumbre “El Calvari”, hay una iglesia del siglo XVIII, donde se encuentra una estatua del siglo XIV “De La Mare De Deu”, encontrada en la Cala Sant Vicenç por unos pescadores. Cada año durante la Pascua se celebra un evento religioso, que reúne gran cantidad de gente y se llama “Devallament”, en el que varios actores locales portando velas, recrean el sufrimiento de Cristo en la cruz y transportan un gran crucifijo hasta la plaza. Aunque el ascenso a la montaña puede resultar un tanto cansado, vale la pena realizar el esfuerzo y recorrer este camino rodeado de cipreses, porque al llegar a la cima se pueden contemplar unas vistas espectaculares. Junto a la iglesia se encuentra un pequeño café regentado por una pareja sueco-española, donde uno puede refrescarse. El nombre de Montisión está íntimamente ligado a tres conocidos personajes de Pollença, como el músico Miquel Capllonch, que compuso varias obras para la coral de esta iglesia, consiguiendo de esta forma, que la música clásica llegara hasta el pueblo. Otro fue Mateu Rotger (considerado el primer historiador del pueblo), que comenzó las labores de restauración del edificio, ayudado por el poeta Miquel Costa i Llobera, sacerdote de la congregación y que pertenecía a una de las familias más notables, así como acaudaladas de la ciudad, el cual además de su contribución económica, también coopero a la causa, con varias pinturas realizadas por él mismo.

Casa Museo Dionis Bennásar”, donde se exponen obras del mismo Dionís Bennásar, nacido en el mismo pueblo y que muy orgulloso de su tierra, dejo pinturas con bellos paisajes de la isla.

Tampoco puede dejarse sin visitar el museo “Sa Bassa Blanca” que pertenece a la Fundación “Yannick y Ben Jacober” rodeado por un hermoso jardín de rosas, un parque de esculturas y una curiosa galería con retratos de niños.

También resulta interesante visitar el típico mercado municipal que cada domingo se coloca en la plaza principal y donde se pueden conseguir toda clase de productos locales o simplemente puede resultar un lugar ideal de encuentro, para vecinos y visitantes de la isla. En las pequeñas calles de todo su alrededor, se encuentran tenderetes que dan una nota de color al entorno y proporcionan todo tipo de productos como víveres, ropa, orfebrería marroquinería o variados detalles artesanales.

Cada año se celebra la semana del carnaval, con desfiles de carrozas y disfraces llamadas “Rúes” y en el mes de julio se festejan las fiestas “De la Virgen Del Carmen” (patrona de todos los marineros y pescadores) que duran unos ocho días y finalizan en la playa “La Gola” con una exhibición de fuegos artificiales. Durante la semana de carnaval tienen lugar desfiles de carrozas (conocidas como Rúes o Ruetes) y también fiestas de disfraces.

Como ya hemos comentado que ocurre a menudo en la isla, este municipio también dispone a una distancia aproximada de hora y media, de un bonito puerto marítimo de aguas transparentes, con una larga avenida “Paseo De Los Pinos”, excelentes playas como “Cala San Vicente”,” que es la más importante y se halla al pie del “Cavall Bernat”. También cuenta con abundantes hoteles, casas, apartamentos vacacionales y hasta cuevas paleolíticas. Luego si seguimos nuestro trayecto, a unas cuatro horas y media aprox., llegaremos a “El Monasterio De Lluc” muy conocido y apreciado por todos los mallorquines, donde muchos isleños a lo largo de sus vidas han pasado algunos días hospedados en alguna de sus celdas.

No pueden perderse las espectaculares vistas y sobre todo los atardeceres y acantilados que pueden observarse desde “Cap de Formentor” (antigua torre de vigilancia), desde donde se puede ver en días despejados, la vecina isla de Menorca. Aunque para llegar es necesario recorrer un trayecto un tanto complicado, lleno de curvas y que fue obra del ingeniero de origen italiano “Antonio Parietti”.

 

 

“Puig de Pollensa”, pequeña montaña de unos 300 metros aprox. que ofrece unas vistas espectaculares de toda la Sierra y de otros pueblos cercanos. Este lugar también tiene una historia, ya que cuando la zona estuvo azotada por una gran epidemia de peste, el obispo para reconfortar a sus habitantes hizo construir una capilla en el “Puig De María”. Veinte años después y según cuentan las crónicas, tres religiosas tuvieron en este lugar una visión de la Virgen. Con el tiempo, se construyó una torre de defensa, más tarde una iglesia y al final un reformatorio. La ermita dispone de algunos alojamientos que antiguamente habían sido las estancias de las monjas y también hay un pequeño restaurante que ofrece platos de cocina mallorquina.

Con referencia a su artesanía, no podemos dejar de hacer una mención especial a las telas más emblemáticas “Roba De LLengues” (tela de lenguas), de “Teixits Vicens”, situada en el cruce que va al puerto y que es actualmente una de las tres empresas artesanales importantes, con una antigüedad de unos 170 años.

Cabe destacar la fábrica “Expo-Pell”, donde se confeccionan zapatos artesanales fabricados a mano de gran calidad y reconocimiento, elaborados con piel propia de Mallorca y que tienen un reconocimiento internacional.

La historia de la ciudad está muy vinculada a la legendaria orden de “los Caballeros Templados”, cuyo palacio “El palacio de los Templarios” sigue estando emplazado en la villa, junto a la “Font des Galles”. En la plaza principal se puede encontrar “La Taberna del Temple”, que en su puerta todavía tiene tallada la imagen de un de los caballeros. Posteriormente en esta región, se vivieron unas épocas muy agitadas, pues por una parte eran frecuentes y continuos los ataques de los corsarios y por otra se produjo en aquellos tiempos, la invasión más famosa de los musulmanes a la ciudad capitaneada por el sangriento “Dragut”, en la que un mallorquín llamado Joan Mas, reuniendo un pequeño grupo de vecinos que únicamente iban armados con palos, lograron vencer y derrotar a los moros. Después del éxito de esta contienda, toda la isla fue repartida, otorgando la ciudad de Pollensa a los caballeros, logrando qué a partir de entonces, la demarcación prosperara notablemente. Esta batalla se conmemora cada año el día 2 de agosto, con una escenificación de la pelea, en la que una parte de los habitantes se disfrazan de cristianos y otra de moros, como parte de la fiesta regional. También se construyó en una de las esquinas de la plaza principal del casco antiguo, la iglesia “Nostra Senyora de Àngels” dedicada a la patrona del pueblo, cuya construcción fue a cargo de los templarios y luego reformada en el siglo XVIII para darle un estilo más barroco.

Asimismo, debemos apreciar algunas de las cosas ventajosas que hicieron los árabes a su paso en aquellos tiempos, pues fueron los que realmente instauraron los cimientos de la ciudad y construyeron los sistemas de riego que favorecieron la zona, suponiendo un gran auge para la agricultura y consiguiendo que la ciudad progresara considerablemente.

Repasando un poco la historia, conoceremos que en el año 123 a.C. un cónsul romano que tenía la misión de terminar con los piratas que atacaban constantemente el archipiélago y una vez que entrando por la Bahía de Alcudia conquistó la isla, fundó la ciudad de Polléntia (ciudad del Poder) poblándola con unos 3.ooo colonizadores llegados de la península. Asimismo, introdujo el comercio del vino y aceite. También construyó un teatro del que aún se conservan partes y que quedó abandonado cuando los bárbaros invadieron la ciudad.

Los primeros hallazgos de los que tenemos referencias se remontan al siglo XVII, aunque no sería hasta tres siglos después, cuando se empezaría a catalogar y estudiar todo lo recuperado en esta ciudad, capital del imperio romano en las islas. A través de las excavaciones realizadas, se pudieron descubrir varias salas, un capitolio, comercios y una nave que donde según parece, se destinaba para tratar los asuntos referentes a la iglesia, tres casas y parte de la muralla. También se localizaron objetos que habían pertenecido a un gladiador, gemas, porcelanas, esculturas, objetos de vidrio, telares, monedas, y utensilios de caza o pesca. En la actualidad en el museo podemos contemplar una escultura de un general romano y la de una mujer que se cree que desempeñaba el oficio de matrona.

Debemos señalar que durante la guerra Civil Española, el faro del puerto de Pollensa por orden del general Franco, se convirtió en una base militar, desde la cual volaban los hidroaviones alemanes que atacaron Guernica en 1.937 y que produjeron numerosas bajas, batalla que sirvió como inspiración a Pablo Picasso para una reconocida pintura. Actualmente es conveniente no acercarse a la base militar, ya que está protegida por unas estrictas medidas de seguridad, lo que hace que los visitantes no sean muy bien aceptados.

Recientemente y como dato curioso contaremos que en el año 2017, un grupo de artistas desarrolló una obra llamada “ Horizontem 360”, destinada a la transformación de uno de los antiguos barracones militares construidos durante la Guerra Civil.

Posteriormente y desde principios del siglo XX, se convirtió en un lugar predilecto por pintores que visitaban la isla, como Santiago Rusiñol, Anglada Camarasa, Tito Cittadini, Miguel Costa Llobera, Ramón Picó Campamar, Joaquín Mir, Dionís Bennássar, Agatha Christie, Antón E. Zischka, escritor austríaco o la compositora argentina Marilina Ross, que aprovecho su exilio para componer la canción “Puerto Pollensa” que a su vez, la hizo popular la cantante Sandra Mihanovich así como otros muchos que llegaron con la sola idea de relajarse unos días, tales como Winston Churchill o Peter Ustinov. También destacaron otros notables ciudadanos, como el cantante y productor David Tavaré, Alberta Giménez Adrover, religiosa, pedagoga, conocida popularmente como «Madre Alberta» y con un colegio que lleva su nombre, Guillem Cifre de Colonya, nombrado hijo Ilustre de Pollensa e Hijo Predilecto de Mallorca, maestro y fundador del banco “Caixa d’estalvis Colonya”, Miguel Costa y Llobera, capellán y poeta, así como también otros destacados deportistas: Sete Benavides, piragüista olímpico o Pedro Cifré, jugador de baloncesto entre otros.

Otro dato curioso que podemos narrar es que Michael Pietroni durante un evento financiado por Blevins Franks, obsequio al ayuntamiento una colección de mapas antiguos de toda la demarcación.

Haciendo referencia a su gastronomía diremos que como en toda la isla, es muy rica y variada, reflejando en sus platos la influencia de la tradicional cocina Mediterránea, tanto en platos locales como más occidentales, como por ejemplo las “Sopas Mallorquinas” a base de lonchas de pan mallorquín y verduras, “Arroz Brut”, que se come caldoso, arroces variados de pescado o mariscos, “La lechona” que se hace con lechón (cerdo pequeño) al horno, “El lomo con col” que se elabora con filetes de lomo envueltos con col, “El Tumbet”, a base de patatas, berenjenas y pimiento, gran cantidad de calderetas, platos con pescado, caracoles, embutidos de primera calidad como sobrasada (embutido característico de Mallorca), butifarrons, camaiot, también son exquisitas las pastas saladas como coca de trampó, con verdura, cocarrois, empanadas e incluso para los más golosos espectaculares postres dulces, como la tradicional ensaimada (en todas sus variantes), el gató, que es una coca a base de almendras que se suele comer con helado en verano y con una taza de chocolate espeso en invierno e infinidad de exquisitas recetas más.

La comarca tiene también tradición vinícola con bodegas como las modernas Bodegas “Ca’n Vidalet” que ofrece un excelente chardonnay, Sauvignon blanc, merlot, o moscatel o la “Bodega Mortitx” que está un poco más escondida y en la carretera que va de Pollensa a Lluc y donde se pueden encontrar caldos excepcionales mientras se puede disfrutar de unos idílicos paisajes durante el recorrido, tales como Mortitx Dolç de Gel (producido en Mallorca) o un excelente modern rosé entre otros. También se pueden saborear variedad de licores, algunos de ellos como el palo que se mezclaba con sifón (bebida carbonada) para tomar como aperitivo, el vino dulce para acompañar postres y las hierbas (dulces o secas,) normalmente para acompañar el café.

El terreno está lleno de playas y calas bonitas. Señalaremos algunas de ellas: “Playa Albercutx, Playa Can Cullerassa, Playa La Llenaire, Playa Formentor, Cala en Gossalba, Cala Murta o Cala en Feliu”.

Referente a la restauración, son numerosos los bares, cafeterías y hoteles que ofrecen buenos alojamiento y espectaculares menús, pero al no poder hacer referencia a todos, intentaremos enumerar algunos de ellos, como por ejemplo los restaurantes: “Argos (galardonado con una estrella Michelin), La Brasería, Can Costa, Cantonet, Cliviy, La Font del Gall, Celler Es molí, José María, La terraza, Fogoneu, Q11, 365, Brull Hotel, Numero Ocho, La Brisas, Clivia, Bar Nou, Platja Mar, R3Spira, EU Centro, La Placeta, Stefanos, Laroc, Siller, Osteria N15 y II Giardino (estos cuatro italianos), Romántic, Tolo’s restaurant (abierto hasta tarde y donde se organizan fiestas muy animadas con música en directo), Stay de estilo contemporáneo que fue demolido y reconstruido a cargo de los mismos propietarios, El Pi, Manduca , Cappuccino Grand Café. etc.”.

Hoteles y hospedajes: Apartotel Duva (lugar preferido por deportistas y sobre todo ciclistas, ya que dispone de instalaciones perfectamente equipas para cubrir estas necesidades), Pensión Bellavista, Hotel deportivo Villaconch (local que dispone de servicios para atletas de triatlón), así como gimnasio, piscinas, spa y un centro especializado en estudios biomecánicos), Posada de Lluc, Hostal Oriola, Hostal Hotel d’interior ,Hotel Desbrull, Niu Hotel, Son Rio Nou, Hotel Miramar, primer hotel construido en el puerto y actualmente considerado como imagen de la parte norte de la isla y donde por allá los años 20 fue el punto preferido de encuentro de los más célebres artistas, para convertirse posteriormente en unas oficinas italianas de hidroaviones, Son San Jordi, La Moraleja, Simar, El Coster, Hotel Llenaire, un majestuoso palacete situado en la bahía y un poco apartado que le da un cierto toque romántico, Hotel Juma, Hotel Illa d’Or considerado como una autentica leyenda, en cierta parte porque la célebre novelista Agatha Christie, decidió alojarse aquí y durante su estancia escribió una de sus novelas, Hotel Formentor, unos de los más apreciados por su amplia historia, ya que Grace Kelly y Prince Raniero pasaron aquí hospedados su luna de miel y también porque durante años, pasaron por sus instalaciones gran cantidad de famosos como: Audrey Hepburn, Elizabeth Taylor, Winston Churchill, y Charlie Chaplin entre otros muchos más, Hotel Sis Pins un alojamiento emplazado en el Paseo de los Pinos, Hotel Sant Jordi, en una casa reformada del mismo pueblo, Son brull, un hotel & Spa reformado y construido en un antiguo convento, que también ofrece la posibilidad de ir únicamente a comer a su restaurante “365”, situado en el mismo hotel y donde sus menús se confeccionan con ingredientes ecológicos de su propia huerta, Cal Lloro Hotel, Duva, Ca Na Joana etc.”.

Lo mismo que ocurre en la mayoría de los municipios de la isa, este pueblo dispone a una distancia de hora y media aprox. de un bonito puerto marítimo, con una larga avenida (Des Pins), excelentes playas, buenas instalaciones y posibilidad de practicar diversidad de deportes acuáticos, que lo convierten en uno de los preferidos sobre todo por el turismo anglosajón. Dispone de calas de aguas transparentes, como la más importante que es “Cala de San Vicente”, al pie del “Cavall Bernat”, que cuenta con abundantes hoteles, casas, apartamentos vacacionales y hasta cuevas paleolíticas. Luego si continuamos nuestro recorrido, a unas cuatro horas y media aprox., llegaremos a “El Monasterio De Lluc” muy apreciado por todos los mallorquines y que dispone de unos alojamientos o celdas que se alquilan y donde muchos isleños han pasado a lo largo de su vida, algunos días hospedados en estos albergues.

Con referencia a los deportes toda la zona es un lugar ideal para practicarlos, sobre todo preferido por los senderistas y ciclistas, ya que dispone de preciosas rutas, como “Valle de Bocquer”, un recorrido muy bonito con una cueva en su trayecto y donde durante la excursión, pueden observarse cantidad de aves autóctonas.

Los aficionados al golf pueden jugar en el “Golf Pollensa” situado en la carretera que va a Palma y que dispone de nueve hoyos, cuyo director Richard Barnard es un buen conocedor de la zona, ya que reside en ella desde hace más de 25 años.

Para los interesados en otras disciplinas como pilates, recomendaríamos unas clases muy entretenidas, impartidas por la profesora inglesa Rachel Shuckburgh, en su centro “Simply Pilates”.

También se pueden encontrar clases de yoga, entrenadores personales, pistas de vóleibol, variados talleres e incluso practicar otras actividades muy de moda como: “Paddle surf” o Kitesurf” y en temporada alta, ofrece la posibilidad de un arrendamiento muy asequible de bicicletas, en cualquiera de los negocios próximos.

Para los amantes del agua se encuentran buenas opciones, tanto para alquilar embarcaciones como para la adquisición de yates, con los que descubrir preciosos parajes o rincones vírgenes, a los que únicamente se puede acceder por vía marítima, asimismo es un lugar ideal para el buceo, hacer submarinismo, practicar deportes acuáticos como el Windsurf o cualquier otro que tenga relación con el mar.

La oferta de playas es muy variada, pero señalaremos algunas: “Playa Port De Pollensa con una larga extensión, accesible para minusválidos, zonas de sombra, aparcamientos, sombrillas y aguas cristalinas normalmente con escasa profundidad. Albercuitx, Llenaire, Can Cullerassa y una de las más famosas que es playa Formentor”. Todas ellas, con hermosas vistas, estupenda arena y con abundante arboleda cerca. Para los que se quieran bañar en verano y no sean demasiado entusiastas de los inconvenientes que conlleva la arena, tendrán la opción de llegar a unas bellas calas algo más ocultas, pero con la ventaja de que al no estar muy concurridas pueden ofrecer una mayor privacidad, como “Cala Gossalba, Murta o Cala en Feliu”.  

Esta comarca proporciona todos los requisitos y ventajas para que sea uno de los lugares preferidos de la Sierra para instalarse, ya que dispone de buenas infraestructuras, excelentes comunicaciones, cercanía a la capital y todo ello acompañado por unos hermosos paisajes naturales, que ofrecen un ambiente relajante, así como una gran tranquilidad que se respira en toda la zona.

Artículo redactado por Maggy Barceló y algunas imágenes de Pep Bonet, colaboradores

 

 

 

Historias de la Tramuntana: Deià

Historias de la Tramuntana: Deià

Este precioso pueblo de Deià, situado en el flanco noroeste de la Serra de Tramuntana entre Valldemossa, Sóller y Bunyola, en un verde valle y con una singular pendiente, antiguamente era un lugar de cultos, grutas y también de abundante caza. En esta zona durante el año, se llega a acumular bastante agua de lluvia, lo cual ocasiona que pase un torrente por el pueblo y también que haya varias fuentes a su alrededor.

Su nombre es originario del tiempo de los musulmanes y significa “Aldea”, aunque antaño su nombre era “Haddayan”.

A principios del siglo XIII (después de las Cruzadas), se construyeron en la zona tres monasterios católicos romanos: Son Rul.lan, Ca l’Abat y Miramar. Sus emblemas aún pueden distinguirse en los escudos de Deià y Miramar.

Antiguamente tenía una gran cantidad de huertos, todos ellos construidos mediante franjas o márgenes, con el fin de conseguir parcelas horizontales para el cultivo, que de otra forma hubiera sido imposible a causa de los desniveles del terreno. Para ello, también tuvieron que ingeniárselas para disponer de un sistema de regadío y drenaje, que en la actualidad aún se sigue utilizando.

Las casas la mayoría de piedra típicamente mallorquinas, adornadas con buganvillas y variadas plantas, dan color y se acoplan perfectamente en el paisaje de la sierra.

El punto más elevado de este municipio es el Puig del Teix (1.062 m). Deià es un paraíso dentro de nuestra Sierra.

En tiempos de la conquista cristiana, esta localidad fue parte integrante de Valldemossa, aunque siempre gozó de una notable autonomía, hasta el año 1.583 en el que los dos pueblos se separaron. En parte debido a los continuos enfrentamientos que tenían en el momento de administrar justicia, el alcalde de Valldemossa y el Abad del monasterio de San Bernat de La Real.

Este pleito entre ambos tuvo una duración de unos cincuenta años, hasta que en noviembre de 1.583 mientras reinaba Felipe II, en el curso de una reunión organizada por sus habitantes, se procedió a la lectura de una sentencia, en la que se ordenaba a partir de la fecha, la separación de las dos localidades. Actualmente fuera de la iglesia, se encuentra una placa conmemorativa del suceso.

Su mayor riqueza fue la agricultura y el cultivo del olivo tuvo una gran difusión. También fue floreciente la plantación de cítricos, el ganado (lanero y cerdo negro), la pesca, cal y carbón. Como curiosidad contaremos que muchos de sus habitantes guardaban durante el invierno, cubos de hielo que luego destinaban para uso terapéutico.

Lo mismo que en otros lugares de la Sierra, la belleza de sus paisajes y su vida tranquila, fascinaron a grandes artistas que llegaron atraídos por su encanto, para más tarde, incluso quedarse a vivir en el lugar de forma permanente. Algunos de ellos fueron: los poetas Robert Graves y Laura Riding, Manuel De Falla (compositor), Russinyo y Junyer y Leman (pintores). Hace poco tiempo en el año 2.014 se publicó el libro de la escritora Heln Walsh, titulado “The Lemon Grove”, que estaba inspirado en esta bonita población.

                                                                   

Con referencia al poeta y escritor inglés Robert Graves, explicaremos que llegó a la provincia en busca de tranquilidad, después de haber sobrevivido a la Primera Guerra Mundial. Posteriormente conoció a la poetisa Laura Riding, y se instalaron en el distrito, hasta el inició de la Guerra Civil Española. Luego se trasladó a Inglaterra, para regresar posteriormente después de la Segunda Guerra Mundial. Durante todos estos años que estuvo lejos, continuó manteniendo su casa en la isla, donde finalmente falleció en el año 1.985. Durante su estancia, fueron muchos los notables personajes que lo visitaron como: La actriz Ava Gardner, Peter Ustinov o Sir Alec Guinness. Actualmente en esta casa que se llama “Can Alluny”, se encuentra un museo. Si continuamos nuestro paseo por la zona, llegamos al cementerio de la iglesia, donde encontraremos una pequeña tumba donde está enterrado este escritor inglés.

Para todos aquellos que sienten una especial atracción por la prehistoria, podrán descubrir gran cantidad de hechos muy curiosos en el Museo Arqueológico de Deià”, creado por el pintor/ arqueólogo William Waldren y que se halla situado en uno de los edificios más antiguos de la ciudad (se trata de un molino reformado).

En la actualidad Deià tiene una población de unos 850 habitantes (en sus años más florecientes llegó a tener muchos más), gentes que saben conjugar a la perfección sus habilidades artesanales con la agricultura y el turismo. También ha favorecido el hecho, de que no se haya permitido una construcción incontrolada en la demarcación, cosa que ha logrado conservar virgen el paisaje. Se pueden encontrar tantas casas señoriales totalmente restauradas, típicas mallorquinas o modernas, pero siempre sin perder su esencia tradicional.

Al mismo tiempo, también ayudo a su preservación el mismo archiduque Lluís Salvador, que cuando llegó a la isla en 1.867 (al principio con único propósito de realizar una enciclopedia sobre las Islas), al encontrarse con tan paradisiacos parajes y quedarse fascinado, además de realizar adquisiciones en la zona (como ya hemos comentado anteriormente), también implantó la prohibición de cazar y talar árboles. Las huellas históricas tanto del archiduque como del filósofo Ramón Llull (personaje muy querido y reconocido en la isla), se observan tanto la capilla en Miramar, como en el “palacete de Son Marroig, edificio renovado por el mismo infante.

Paralelamente cabe mencionar, que se trata de una de las poblaciones donde el filósofo instituyó un colegio, con el fin de convertir al cristianismo a los moros que vivían en el norte de África.

Para llegar hasta Deià, se tiene que coger la carretera principal de la costa. Al llegar, resulta un poco complicado aparcar (sobre todo en verano), por lo que es más aconsejable dejar los vehículos, en el pequeño aparcamiento público.

Para los amantes del tenis también es un lugar idea, ya que podrán recrearse, con partidos y el mar como telón de fondo, en el club municipal “Es Verger” o en el “Hotel La Residencia” (dispone de dos pistas), que era propiedad de Sir Richard Branson construido en los años 90 y que tiempo atrás recibió a muchos huéspedes celebres que allí se hospedaron, como: la princesa Diana o el cantante Robbie Williams. Allí los principiantes o los que quieran mejorar estilo tendrán la opción de poder perfeccionarlo, mediante una clase especial que les podrá ofrecer el famoso entrenador Shayne Tabb. Cerca y en una prensa reformada, está ubicado “El Olivo” que pertenece al mismo hotel, donde se puede saborear cocina Gourmet Mallorquina, con platos perdurables a manos del chef Guillermo Méndez. Este hotel se encuentra enclavado en unos parajes extraordinarios, ofrece trato inmejorable, excelente Spa y se ha convertido en unos de los rincones preferidos por grande artistas o celebridades, que llegan a la isla con el fin de relajarse por unos días de sus ajetreadas vidas. Antiguamente era propiedad de Richard Branson, pero actualmente pertenece al selecto “Grupo Belmond”. Este establecimiento suele aparecer a menudo, en las listas de los mejores lugares del mundo

Otro lugar muy bien situado que merece mencionar por su ambiente tranquilo, sus vistas de montaña y decoración escogida, es Hotel D’Es Puig”.

En lo alto de una colina con una amplia visión hacia la cala, se encuentra Sa Pedrissa se trata de un hotel del siglo XVII que perteneció a un noble Austriaco.

A la salida del pueblo, se encuentraEs Molí Hotel, un precioso y tranquilo lugar, que dispone también de unos bonitos jardines con vistas al pueblo, donde los huéspedes pueden desplazarse hasta la playa “La Muelta” utilizando el servicio de transporte que facilita el mismo hotel.

En cuanto a restaurantes, debemos sugerir Es Raco d’es Teixque es unos de los pocos restaurantes con denominación Estrella Michelín de la isla, situado en la calle principal y en la cima de una montaña, donde los comensales podrán disfrutar de una experiencia gastronómica muy especial a manos del chef alemán Josef Sauerschell.

A escasos metros, encontramos el” Restaurante Sebastián” donde otro chef también de origen germano nos deleitara bajo la luz de las velas con unos platos de estilo Mediterráneo y fusión asiática.

También es aconsejable visitar el popular “Café Sa Fonda. Situado cerca de la farmacia y al que se accede mediante una escalera de piedra. Se trata de un bar con cierto aire bohemio y que suele tener música en directo. Por allí han pasado varios artistas internacionales, acompañados por el músico inglés Kevin Ayers, que ha residido largas temporadas en Deià o por Joan Bibiloni, músico autóctono que también ha permanecido durante largos periodos en el pueblo.

En el centro encontramos “El Barrigón Xelini, que dispone de una amplia variedad de tapas y una agradable terraza. Por allí han pasado muchos famosos, cuyas fotografías aún decoran el local.
No se puede abandonar la zona si pasar por el restaurante rústico C’as Patro March”, con preciosas vistas a la cala. Un sencillo lugar para degustar un buen pescado o tapas y todo ello, acompañado por el sonido musical que producen las olas.

Si lo que preferimos es encontrar un buen lugar con productos gourmet o autóctonos de calidad, entonces debemos visitar “Es Forn que está situado en medio del pueblo.

La diversidad de sus variados paisajes, hacen que sea uno de los sitios preferidos por los excursionistas, ya que sus rutas están muy bien señalizadas y tanto se pueden recorrer sendas fáciles, como otras más complicados para los más experimentados. A lo largo del camino se encuentra el “Monasterio Miramar” y “Sa Foradada”, que es una pequeña península con un mirador impresionante.

A pocos kilómetros del pueblo en dirección norte y accesible para llegar en coche, se encuentra Cala Deià. Es una pequeña ensenada rocosa con dos restaurantes que ofrecen unos recomendados platos a base de pescado fresco. Después a unos 5 km., hay otra playa que se llama Lluc Alcari, donde algunas personas practican nudismo y a la que solo se puede acceder, mediante embarcaciones o a pie.

Si lo que se pretende en gozar de unas vistas insuperables, hay que llegar hasta el “Mirador de Na Foradadasituado en lo alto de un acantilado, en la carretea que rodea la costa y que va de Deia a Valldemossa. Muchas personas suben hasta allí con el único propósito, de contemplar los atardeceres qué son del todo espectaculares.

Con referencia a los principales eventos, debemos detallar que el pueblo da su nombre a un importante evento de tipo cultural-musical el “Deià International Music Festival, que se celebra cada verano de mayo a septiembre en “Son Marroig”, con variados conciertos de orquestas y músicos internacionales.

En cuanto a la oferta cultural se ha convertido en una sociedad multicultural donde se encuentran, se encuentran algunas galerías de arte, museos, l, Ca n’Alluny (casa de Robert Graves) y también debemos mencionar Tertúlia@Deià, que se trata de una celebración anual del festival que se organiza desde el año 2.004, dedicada a la literatura, la música y el arte. Las fiestas patronales se celebran cada año el 24 de junio en honor de Sant Joan Baptista. Por último, hacer referencia a la Asociación de Veïns de Deià, formada en el año 2.000, editada por la revista s’Encruia y que se viene publicando en catalán, español e inglés.

También es de cierta notoriedad, el libro «Mallorquins, estrangers i forasters» de la autora Jacqueline Waldren, antropóloga americana y viuda de William Waldren (fundador del Museo Arqueológico de Deià).

Las personas que decidan establecerse en esta localidad tendrán como vecinos algunas personas celebres como: Michael Douglas, Sir Andrew Lloyd Webber, Mike Holyfield y la destacada relación públicas, Lynne Franks. Los precios de las posesiones pueden ser algo elevados, pero están totalmente justificados, debido a su excelente ubicación, vistas, incomparables paisajes y también al relax, que uno puede encontrar en estos parajes.

Artículo redactado por Maggy Barceló y algunas imágenes de Pep Bonet, colaboradores

Historias de la Tramuntana: Banyalbufar

Historias de la Tramuntana: Banyalbufar

Ahora desde Esporles, nos dirigiremos a otro pequeño municipio que se llama Banyalbufar, pequeño pueblo situado en la costa oeste de Mallorca y que tan sólo se encuentra a quince minutos, junto a la carretera que une Pollensa con Andratx.

El nombre procede de una combinación del árabe y catalán, cuya traducción es: “Construido junto al Mar”. Antiguamente en el siglo X, toda la zona estuvo habitada por musulmanes, que se dedicaban al cultivo, utilizando para ello, una red de acueductos y que actualmente a pesar del tiempo transcurrido, aún siguen en funcionamiento.

Esta demarcación tiene una población aprox. de 500 habitantes y en ella se encuentran cuatro montañas pequeñas, siendo la “Mola de Planícia” la más alta, con unos 940 m. y “Sa Talaia” la más baja, con tan solo unos 300 m.

Tras la conquista de Mallorca por allá el año 1.229, este pueblo se cedió a dos caballeros que se llamaban: Gilabert de Cruïlles y Ramon Sa Clusa, que implantaron un régimen señorial, que se caracterizaba por tener potestad civil y criminal sobre todos los aldeanos.

Igual que sucede a lo largo de toda la costa de la isla, en los puntos más visibles se edificaron atalayas de vigilancia, con el fin de atisbar a los posibles enemigos que se acercaran. Lo mismo que torres de defensa como protección ante los temibles piratas.

De estas torres de vigilancia, nos atreveríamos a decir, que la más popular es la Torre del verger o “Torre de se ànimes” (torre de las almas), por sus maravillosas y espectaculares vistas sobre el mar.

Las playas y calas más conocidas de la zona son: Cala Banyalbufar, Port des Canonge, Es corral Fals, Son Bunyola y Sa Galera.

Entre las rutas que podremos recorrer a pie, que transcurre entre bosques y franjas rocosas, es pintoresca la que llega desde la carretera hasta la playa del “Port Des Canonge”. Es un trayecto frecuentado a menudo por senderistas y un poco complicado de recorrer, debido a sus numerosas pendientes y formaciones abruptas. Al llegar al puerto, veremos las casetas de los pescadores que actualmente, aún se mantienen en uso. Antiguamente a este camino se le conocía como “Camí des Carabineros” (Camino de los carabineros), aunque en la actualidad se le conoce como “Sa Volta des General” (La vuelta del General), debido a que antes había allí una propiedad, que pertenecía a un antiguo militar.

Esta zona se caracteriza por sus lluvias en cualquier época de año, aunque las más abundantes suelen recogerse en el mes de octubre. La mayor tempestad de la que se tiene noticia fue en 1.975.

Anteriormente esta región estuvo dedicada a la ganadería, pesca y agricultura, donde destacó por la producción de tomates de ramillete (tomates autóctonos que se hilan y se cuelgan para favorecer su larga duración).

Antiguamente esta comarca parecía un gran viñedo con unas 2.000 viñas y se especializaba en la elaboración de un legendario vino seco blanco llamado “Malvasía”, que según parece era el preferido por el mismo Rey de Aragón y que hace años casi desapareció, pero que ahora gracias a los viticultores, modernos, se ha vuelto a elaborar con éxito. Es aconsejable visitar alguna de sus bodegas regionales, como la Bodega-Bar “Son Vives”, cuya producción de sus caldos, se realiza en terrazas situadas en las laderas o el “Celler Can Pico” que es una bodega más pequeña y representativa de la isla.

Os dejamos información técnica del Malvasía: Ficha Técnica Malvasia Banyalbufar

En el centro del pueblo encontraremos una cascada y también la posesión de “La Baronía” y el Café “Bellavista”, que se llama así, debido a las hermosas vistas que se pueden contemplar desde su terraza. ¡Las puestas de sol son una maravilla desde allí!

A lo largo de este territorio se puede elegir entre una gran variedad de hoteles de pequeño tamaño, hoteles boutique (tan de moda en estos tiempos), rurales, divertidos albergues y hostales.

Como por ejemplo: “Hotel Baronía”, situado en un antiguo palacio, Hotel Sa Coma,  Hotel Mar i Vent, Hotel Son Borguny, Hotel Rural Ca Madó Paula y el Hostal Rural C’an Busquets.

En cuanto a restaurantes, tenemos varias y buenas opciones para escoger, como “El restaurante 1661” (Cuina de Banyalbufar), que es altamente aconsejable, fundado por una familia alemana y que muchos consideran como uno de los más destacados y con una exquisita cocina. Asimismo, el “Restaurante Son Tomás”, al que se le otorgó de la guía Michelín, la distinción “Bib Gourmand”’ por su oferta en cuanto a calidad-precio. Otros como Ca’ Paco, Es Batle negre

Realmente se trata de una comunidad no muy grande en cuanto a residentes fijos, pero con gran afluencia de visitantes, llevados hasta allí por sus pintorescos rincones escondidos y sorprendentes vistas.

El senderismo y ciclismo son unas de las actividades más populares de la zona. Existe una ruta muy bien señalada y que va desde el pueblo hasta el puerto.

Con el buen tiempo no sólo es recomendable esta región para realizar deportes al aire libre, sino también es ideal para refrescarse en alguna de las numerosas playas de arena, gravilla e incluso de rocas, para todos aquellos a los que no les gusta demasiado ensuciarse.

Cada año a principios del mes de septiembre, se celebran las fiestas locales de la Natividad de Nuestra Señora, que promueve una semana llena de verbenas y acontecimientos. Pero además, Banyalbufar ha conseguido poner de moda el festival de Jazz Banyalbujazz, que cada año acontece en Julio/Agosto y llena el pueblo de música y actividades entorno a la música jazz y a los grandes de este sector. Es precioso y es un evento indiscutiblemente único.

Esta comunidad vive bastante alejada de inestabilidad política y es un lugar ideal para que uno pueda instalarse, tanto si decide adquirir una vivienda habitual, como si únicamente desea tener un alojamiento vacacional. Es una localización perfecta para artistas, bohemios y personas que desean la calidad de vida y la tranquilidad. Banyalbufar cuenta con ayuntamiento propio: click

Artículo redactado por Maggy Barceló y algunas imágenes de Pep Bonet, colaboradores

La Sierra de #Mallorca, #esporlascasas y #esporlas montañas…… ¡Es por la Sierra de Tramuntana!

La Sierra de #Mallorca, #esporlascasas y #esporlas montañas…… ¡Es por la Sierra de Tramuntana!

INTRODUCCIÓN

Muchos hemos oído hablar de la Sierra de Tramontana o Tramuntana en Mallorca, pero … ¿Como es? ¿Qué extensión comprende? ¿Y cuáles son sus particularidades?

Vamos a descubrirlo juntos, realizando un bonito viaje en el tiempo…

La Sierra de Tramontana es el principal macizo de las Baleares y su nombre procede del viento que sopla en la región y cuya traducción en castellano es: “Mas allá de las montañas”.

El clima mediterráneo se caracteriza por ser un clima suave de temperaturas moderadas. En verano, son un poco más altas y pueden alcanzar unas medias anuales entre los 16 y 18ºC.

Este paisaje de legado cultural está situado en las abruptas laderas de una cadena montañosa, paralela a la costa noroccidental de la isla de Mallorca. Extensión en origen con pocos recursos de agua y que actualmente, muestra una red acoplada de mecanismos interconectados para la gestión de agua, en los que se engloban molinos hidráulicos, que han transformado el terreno entre las distintas propiedades de origen ancestral. El paisaje está compuesto por cultivos en terraza (sistema de recogida y distribución del agua para siembras en pendientes escarpadas) así como también, por edificaciones características de la zona, de casas construidas con la técnica de piedra en seco (piedra sin argamasa/cemento), los bancales o marjades, caminos de carro y todo ello a menudo, bordeado por las numerosas canalizaciones.

La componen 21 municipios, con una extensión de unos 90 km. de largo y está formada por numerosos escarpados acantilados, gargantas, preciosas calas, verdes valles, montañas, numerosos peñascos, todo ello con diferentes alturas, que van desde el nivel del mar hasta los picos más altos (Puig Mayor) (1.436 m.) y el Puig de Masanella (1.365 m).

Este macizo posee abundantes cuevas, como la más destacada, que es la “Cova de Sa Campana” (305 m). También hay profundos cañones, siendo el de “Sa Fosca» el más famoso por su dificultad y que sale del embalse del “Gorg Blau” en dirección al “Torrente De Lluc”, donde se unen formando el conocido “Torrent De Pareis”, compuesto por unas paredes verticales de hasta 300 m. y que es uno de los sitios preferidos por los excursionistas, senderistas y deportes de riesgo.

Algunas de las cimas más importantes son:

Sierra de Alfabia, Puig Major y Puig de Massanella,Puig de Galatzó, L’Ofre, Sierra de Son Torrella, Puig Tomir, Penyal des Migdia, Puig d’en Galileu

Otras montañas de menor altura:

Sa Comuna, Puig des Moro, Sa Figuera, Pujol d’en Banya.

Accidentes geográficos destacados:

Barranc de Biniaraix, Torrent del Filiat, Torrent de Mortitx, Torrent des Lli, Coma de n’Arbona.

A lo largo de su terreno, también se hallan los tres grandes embalses:

El Cúber, Gorg Blau y el tercero que es militar y de menor tamaño, solo para uso exclusivo de la base del “Puig Mayor”. Basándonos en la geología, se podría considerar la sierra de Tramontana, como una prolongación de la cordillera Bética y forma parte del término municipal de los municipios siguientes:

Esporles, Puigpunyent, Estellencs, Bayalbufar, Valldemosa, Deiá, Soller, Fornalutx, Escorca, Santa María del Camí, Inca, Lloseta, Campanet, Selva, Pollensa, Mancor de la Vall, Alaró, Bunyola, Caimari, Andratx, Calvia.

Como observareis muchos pueblos tienen nombres de procedencia islámica, debido a su historia y gran legado árabe.

La población total de la Sierra de Tramontana es de 114.646 habitantes.

Como las otras comarcas de la isla, no tienen reconocimiento oficial. Su capital comarcal actual se considera que es Sóller.

Las primeras evidencias de presencia humana datan de unos cinco mil años atrás.

Después los siguientes pobladores, dejaron huellas de su paso en forma de diversos vestigios históricos, tales como talayots, torres, monasterios, iglesias, posesiones y también, algún que otro palacio.

Encontraremos restos de tres tipos de fortificaciones diferentes: romanas, musulmanas y cristianas.

Los paisajes montañosos y bordeados de mar son tan impresionantes, que ya hechizaron desde antiguo a muchos pintores, los cuales intentaron capturar y plasmar en sus telas, los diferentes cambios de luz que se producen sobre sus sorprendentes paisajes, sobre todo durante la aurora o en el crepúsculo.

Desde tiempos atrás, el cultivo del olivo y la vid, consiguieron que floreciera la agricultura y al mismo tiempo también, la explotación de los recursos naturales, ayudo a la conservación del hábitat y la flora. Las oliveras, madroños, encinas, almendros, genistas o arces son algunas especies que predominan.

En cuanto a la fauna, se han logrado preservar muchas especies endémicas, tal como el Buitre Negro (Voltor), que es el ave rapaz más autóctona de la isla. Asimismo, destacan también, otros animales como comadrejas, erizos, liebres, ginetas y una gran variedad de sapos.

Debido a su alto porcentaje en riqueza, inmenso legado de tradiciones, leyendas, artesanía, espectacular gastronomía y la diversidad de tesoros que a menudo están expuestos a olvidarse o desaparecer en el tiempo y que son imprescindibles para preservar nuestra herencia y la historia de todos nuestros antepasados, el Consell de Mallorca impulsó el ambiciosos plan, de inscribir esta sierra en la categoría “Paisaje Cultural Del Patrimonio Mundial de la Unesco”, aunque como medio previo exigido, para garantizar la supervivencia del lugar, tuvo previamente que proceder a crear, un plan de gestión y garantía, con el fin de poder conseguir, la participación y cooperación de diversas entidades importantes, culturales y sociales de la isla.

Aunque esta entidad (UNESCO), es la que tiene la última palabra en la concesión de estos títulos y por tanto la encargada de emitir veredicto, anteriormente las solicitudes son examinadas por dos organismos diferentes:

-Uno es el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), que emite un dictamen sobre los sitios culturales

– El otro es, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que se ocupa de formular juicio, sobre los bienes naturales. Estos órganos publican sus informes, positivos o negativos, a la entrada en la lista, entregándolos posteriormente, al Comité del Patrimonio Mundial.

La aprobación y resultado favorable final, se consiguió en junio del 2.011, pasando desde entonces a denominarse “La Sierra de Tramontana”, como “Patrimonio Mundial de la Unesco”, en la categoría de “Paisaje Cultural”.

Artículos de «Historias de la Tramuntana» redactados por Maggy Barceló, colaboradora.